Compartir

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Acción Contra el Hambre (ACH) ha denunciado la ruptura de la tregua en Yemen y ha alertado del clima de amenaza bajo el que operan las asociaciones humanitarias en el país, según ha publicado la organización este martes en un comunicado.

La ONG ha alertado del clima de “amenaza real y directa a la seguridad de los trabajadores humanitarios”. El 13 de julio varios combatientes armados irrumpieron en uno de los centros de Acción Contra el Hambre en la provincia de Hodeida, en el sur del país. Según la asociación, los asaltantes comprobaron la comida, las medicinas y los suministros humanitarios que se estaban distribuyendo y la identidad de cada uno de los miembros de la organización.

Después de la ruptura de la tregua humanitaria durante el fin de semana del 18 y 19, ACH ha recordado que la población civil sigue siendo “la víctima principal” del conflicto y que “el bloqueo aéreo naval y terrestre obstaculiza el suministro del país”. La organización también ha advertido de que el estancamiento de las conversaciones de paz pone en peligro el acceso humanitario.

El director de operaciones de ACH en Yemen, Arnaud Phipps, ha criticado la ruptura de la tregua “por todas las partes en el conflicto”. El Consejo de Seguridad de la ONU había pedido a los rebeldes huthis y a las fuerzas de la coalición liderada por Arabia Saudí que respetaran la tregua humanitaria.

“La situación humanitaria sigue deteriorándose día a día sin que las ONG tengan acceso a las zonas afectadas donde las necesidades son inmensas”, ha manifestado Phipps. La organización cita, por ejemplo, que en Adén las carreteras de la ciudad y las que conducen a otras regiones han sido bloqueadas por los rebeldes huthi.

ACH ha instado a las dos partes del conflicto a facilitar el acceso humanitario a las poblaciones más afectadas y en especial en la ciudad de Adén, donde la situación es “particularmente trágica”.

Además, la ONG ha recordado que el Parlamento Europeo votó el 9 de julio prohibir la venta de armamento a la coalición liderada por Arabia Saudí y ha instado a todos los países miembros a no exportar ningún tipo de tecnología militar a “países que violan los Derechos Humanos”. Desde marzo, han muerto más de 3.000 personas a causa del conflicto.

GUERRA CIVIL

El conflicto yemení enfrenta a rebeldes chiíes huthis y a las tropas de aliados del expresidente, Alí Abdulá Salé, contra el grupo de separatistas suníes del sur del país, varias milicias locales y los partidarios del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi.

Los huthis, que históricamente han reivindicado mayor autonomía para el norte de Yemen, llevaron a Hadi y a su Gobierno a dimitir en bloque el pasado mes de enero, evidenciando así la pugna por el control de un país al borde de la guerra civil.

Arabia Saudí asumió hace más de tres meses el liderazgo de una coalición militar junto a una decena de países árabes, entre ellos Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Qatar, Kuwait, Egipto y Marruecos, para evitar los avances de los rebeldes huthis en el país.