Compartir

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El golfista estadounidense Zach Johnson se ha proclamado este lunes campeón del Abierto Británico, tercer 'major' de la temporada, al firmar una tarjeta de 15 golpes (1 bajo par) en un desempate de cuatro hoyos con el sudafricano Louis Oosthuizen y el australiano Marc Leishman, quienes se jugaron la victoria tras acabar la última jornada con 15 bajo par.

Los tres jugadores disputaron dicho 'play-off' en los hoyos número 1, 2, 17 y 18. Así, Johnson culminó su recorrido por el césped de Saint Andrews con un último hoyo en el que Oosthuizen estuvo cerca de forzar una 'muerte súbita', y para luchar así por otra 'Jarra de Clarete' como la que obtuvo en 2010.

Pero los laureles definitivos fueron para el estadounidense, que abrochó la segunda gran victoria de su carrera tras haber conquistado el Masters de Augusta en 2007. En aquella ocasión, Johnson lució su mejor versión en el último recorrido del Augusta National frente a la presión que le impusieron dos consagrados golfistas como Retief Goosen y Tiger Woods.

Con ocho años más de experiencia, el de Iowa aprovechó con acierto su oportunidad de lograr otro 'grande'. Arrancó los dos primeros hoyos del desempate con sendos 'birdies', un ritmo que tan solo el sudafricano fue capaz de aguantar con su 'birdie' en el hoyo inaugural.

Leishman firmó ahí un 'bogey' para exhibir un nerviosismo que se convertiría más adelante en un obstáculo insalvable. Tanto él como Oosthuizen ya vivieron bajo desventaja de un golpe al obrar el siguiente repertorio en par, con Johnson acariciando el triunfo si mantenía la serenidad.

Y así lo hizo, durante los dos hoyos restantes y en los que todos los contendientes rubricaron idénticas tarjetas de +1 en el 17º y par en el 18º. Tras abrir el decisivo despliegue con un gran golpe, el sudafricano tuvo en sus manos el 'birdie' pero la bola merodeó el agujero sin caer al hueco de la gloria.

SPIETH Y DAY SE DESPIDEN

Fue un día final apasionante, con una gran cantidad de jugadores en liza por la prestigiosa 'Jarra de Clarete', pero al tramo decisivo llegaron cinco, separados en apenas dos golpes. Así, estaban el hombre a seguir por todos, el estadounidense Jordan Spieth, dos ganadores ya de 'grandes' como Zach Johnson (Masters'07) y Louis Oosthuizen (British'10), el eterno aspirante Jason Day, y el más desconocido, Marc Leishman.

Johnson fue el primero en posicionarse claramente y trasladar la presión a sus rivales. El americano hizo siete de sus ocho 'birdies' del día en los doce primeros hoyos, y el último, lejano, en el 18 y después de haber hecho dos 'bogeys', para irse a la Casa Club a esperar con un amenazante -15.

Leishman era el siguiente en alcanzar el 18. El australiano, que empezó el domingo con -1, se mantuvo sobrio y como el ganador en Augusta de 2007 su carrusel inicial de 'birdies' (7) le permitió situarse como líder provisional y pese al 'bogey' del 16, logró mantener la calma y finalizó con -15, coliderando con Johnson y rezando porque Spieth no diese rienda suelta a su talento en los hoyos finales.

El de Texas estuvo siempre en la pelea y en el 16 embocó un tremendo 'putt' de 30 pies para situarse con -15 y llevar el miedo a sus rivales. Sin embargo, falló en el 17 y, presionado por tener que hacer 'birdie' para ir al desempate, no encontró sus golpes de genios y se quedó sin la posibilidad de emular, al menos, a Ben Hogan, que hace más de 60 años ganó Masters, US Open y The Open el mismo año.

Tampoco alcanzó el 'play-off' su compañero de partido, Jason Day, que tras encadenar dos 'birdies' seguidos en el 5 y 6, no volvió a hacer ninguno más para quedar eliminado de la pelea, mientras que Oosthuizen, ganador en Saint Andrews hace cinco años y que salía el último junto al amateur Paul Dunne, que nunca aguantó el pulso, corrió la misma suerte aunque también tuvo opciones hasta el 18.

SERGIO GARCÍA, SEXTO

El que se cayó de la pelea en el momento más álgido fue el español Sergio García. El de Borriol, en su intento de emular a Seve Ballesteros, el único que había ganado en lunes hasta hoy, y de acabar con la sequía del golf nacional en 'majors' de 16 años (Olazabal, Masters), firmó un comienzo muy prometedor antes de sufrir en la mitad de la segunda parte del recorrido.

Seguro, con confianza en sus golpes y sólido en los 'greenes', el castellonense vio de cerca el liderato de la tabla gracias a sus cinco 'birdies' en los diez primeros hoyos. El panorama era esperanzador, pero dos 'bogeys' consecutivos en el 12 y el 13, y otro más en el 17, cercenaron sus opciones, aunque el resultado final, -11, le dejó en otro 'top ten' en un 'grande' en su carrera.