Compartir

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha dado por finalizada la ola de calor que ha afectado a España prácticamente en lo que va de mes de julio, aunque ha señalado que, a partir del domingo, y sobre todo el lunes y el martes, repuntarán de nuevo, pero el miércoles empezarán a descender de forma gradual.

Así, la portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha dicho que durante la semana que viene y hasta el sábado los termómetros bajarán de formar paulatina entre 4 y 6 grados centígrados de media respecto a las temperaturas que se registren entre el lunes y el martes.

Hasta entonces, ha explicado que este fin de semana las temperaturas bajarán en los lugares donde se produzcan las tormentas y que el domingo únicamente bajarán en Pirineos, norte peninsular y las costas del mediterráneo y del sureste.

Sin embargo, ha añadido que el lunes volverán a incrementarse las temperaturas, aunque no serán aumentos muy significativos. Casals ha precisado que se esperan subidas de entre 1 y 3 grados centígrados en Castilla y León y en Navarra, y que el martes volverán a subir en casi todo el país menos en el norte.

Respecto al miércoles, ha apuntado que únicamente ascenderá el mercurio en el área mediterránea hasta que el jueves, con el aumento de la inestabilidad atmosférica, vuelvan a bajar. Un día más tarde, según la portavoz, el viernes se prevé una “importante bajada” en casi todo el país menos en el Mediterráneo.

Pese a los descensos, la portavoz ha subrayado que los termómetros estarán en niveles veraniegos. Así, ha indicado que en Castilla y León las máximas estarán en torno a 30 grados centígrados; unos 34 a 36 grados centígrados en Madrid; 32 grados en Orense y sur de Pontevedra; unos 18 en el interior de Lugo y en torno a 20 grados centígrados en la costa norte de Galicia y la costa occidental de Asturias; entre 22 y 24 grados centígrados en Cantabria y hasta 24 grados centígrados en el litoral del País Vasco.

En las zonas bajas de Aragón, valle del Ebro, Lérida, Barcelona se prevé que el sábado el mercurio registre entre 32 y 36 grados centígrados y entre 34 y 36 grados centígrados en los valles del Guadiana y del Guadalquivir, Murcia y Albacete.

En definitiva, ha destacado que se trata de un “descenso paulatino pero significativo de las temperaturas, que el martes llegarán en la mitad sur a 38 o 40 grados. “Se esperan bajadas de entre 4 y 4 grados, incluso más”, ha comentado.

Por otro lado, respecto a las precipitaciones, Casals ha dicho que la próxima semana se espera que llueva más de lo normal en todo el área este, sur y norte de la península, pero no en el centro ni el oeste.

Estas precipitaciones serán en forma de tormentas en su mayoría y no dejarán más de 10 litros de precipitación por encima de lo normal en el tercio este y tercio sur peninsular. En los Pirineos, también lloverá más de 10 litros por encima de lo habitual.

“Seguirá siendo una situación de verano. En el centro las temperaturas seguirán siendo más altas de lo normal, pero no tan alta. Sin embargo, en toda Europa la anomalía de temperaturas es muy importante”, ha manifestado.

Finalmente, la portavoz ha comentado que a falta de datos definitivos, la primera quincena de julio está siendo la más cálida desde 1921 en ciudades como Madrid, donde la media de las máximas ha sido 37,5 grados, es decir, más de 2,5 grados centígrados por encima de lo normal. En 2014, la media de las máximas en la primera quincena de julio fue de 28 grados centígrados, casi 10 grados de diferencia.