Compartir

El nuevo portero del Real Madrid, Kiko Casilla, ha confirmado que militará en el club blanco las próximas cinco temporadas y que tratará de aprovechar “lo mejor posible” una “oportunidad única”, además de asegurar que está “bastante acostumbrado” a que le miren “con lupa” y que eso hará más llevadera la presión que supone jugar en el conjunto madridista.

“Es un momento difícil después de todo el mundo, me voy de un club al que amo, pero la oportunidad de fichar por el Real Madrid era única y la quería aprovechar. Le pedí al 'presi' que hiciese todo lo posible. Le pido a la gente que entienda mi situación, que es una oportunidad única. Siempre seré un 'perico' allá donde vaya”, declaró en su rueda de prensa de despedida en el Power8 Stadium.

El guardameta catalán se mostró exultante con su incorporación al cuadro de Rafa Benítez, con el que todavía no ha hablado. “Se abre una nueva etapa y espero aprovecharla lo mejor posible”, dijo. “Estoy muy feliz y contento de firmar por Real Madrid, es un tren que pasa una vez y lo quiero disfrutar”, expresó.

El de Alcover, que aseguró que esta semana se puso “la cosa más seria” tras un buen tiempo con rumores sobre su fichaje, espera poder dar la mejor en su regreso a la casa blanca, donde ya pasó seis años en las categorías inferiores.

“Cuando salí de ahí, salí de un sitio en el que me crié y me tuve que buscar la vida. Puedo volver y trataré de aprovecharlo”, aseveró. “Un jugador siempre quiere jugar, aunque la competencia es buena. Voy con la ilusión de un niño pequeño, como cuando tenía 14 años”, recordó sobre su llegada al club blanco.

El nuevo guardameta madridista tampoco eludió hablar de Iker Casillas, que hace unos días abandonaba la entidad para fichar por el Oporto. “Él quiso que se acabara su etapa. Siempre será el mejor”, señaló. “Se va una leyenda, el mejor portero de la historia, pero me han dado esta oportunidad. Siempre habrá comparaciones, pero mucha gente me ha mirado con lupa y estoy bastante acostumbrado”, prosiguió.

Por otra parte, manifestó su agradecimiento al Espanyol. “Siempre dije que si alguna vez me iba de aquí quería dejar dinero, porque estoy muy agradecido al club”, subrayó. “Me dio la oportunidad de ser profesional y sentirme importante. El club es grande y familiar, me da pena. Son momentos y siempre donde vaya voy a poner bien al Espanyol. Espero volver”, añadió.

Por último, Casilla, que afirmó que “no depende” de él volver a la selección española, deseó suerte al que podría ser el próximo portero titular del equipo blanquiazul, Pau López. “Es el futuro del club y está preparado para defender la portería del Espanyol. Desde aquí le pido a la gente que esté con él en las buenas y en las malas”, finalizó.