Compartir

CÁDIZ, 17 (EUROPA PRESS)

La Unidad de Policía adscrita a la Junta de Andalucía ha identificado a tres menores como presuntos autores de varios conatos de incendio –no superan una hectárea– ocurridos durante las últimas semanas en la zona del Parque Natural de La Breña y Marismas del Barbate, en la provincia de Cádiz.

Según detalla la Junta en un comunicado, la intervención de una patrulla policial del área de Medio Ambiente de la mencionada Unidad de Policía el pasado día 30 de junio no solo sirvió para localizar a los jóvenes, sino también para evitar un incendio que estaban a punto de provocar en el momento en que fueron descubiertos.

Los agentes llevaron a cabo esta actuación después de que en las últimas semanas de junio se hubieran producido en la zona limítrofe del Parque Natural de La Breña y Marismas del Barbate con la población de Barbate una serie de conatos de incendio que suponían un “enorme riesgo” debido a la época y al lugar en el que se estaban produciendo, “un enorme bosque de pinos que ocupa una extensión de casi 4.000 hectáreas de gran riqueza ecológica”.

Las pesquisas realizadas habían permitido establecer que el modo en el que actuaban los autores de estos incendios era similar en todos los casos, y obedecía más a la realización de actos vandálicos que a una quema interesada de masa forestal, sobre todo si se analizaba el procedimiento utilizado y el lugar en el que se producía.

Detalla que actuaban siempre muy cerca de la localidad, con facilidad para la huida de los autores y con extensiones muy pequeñas afectadas, pero que obligaban a la movilización de los medios de extinción para evitar males mayores.

Así, el pasado día 30 de junio los policías detectaron en la zona la presencia de unos menores que realizaban acopio de pasto seco y cartones. La patrulla, sin dejar de controlar a los jóvenes desde la distancia, pudo ver cómo intentaban prender con unas cerillas lo que resultó ser una caja de zapatos que habían llenado con papeles, pasto seco e incluso una esponja.

Ante el inminente riesgo, los agentes actuaron e impidieron que prendieran fuego a la caja, que actuaba como medio de ignición. Ante la presencia policial, los tres menores se dieron a la fuga, lo que dio inicio a una persecución que llevó a los policías a una zona de viviendas que limita con el Parque Natural. Allí lograron dar alcance a dos de los menores, que solo contaban con diez años de edad.

La Unidad de Policía adscrita a la Junta localizó a los padres de los tres menores, a los que se informó de la conducta de los niños. Posteriormente, se pusieron los hechos en conocimiento de la Fiscalía de Menores y de la Sección Provincial de la Fiscalía de Medio Ambiente.