Compartir

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Los cereales son el grupo de alimentos que mayor energía aportan a niños y adolescentes, aunque en un porcentaje aún inferior al deseable, según ha mostrado el estudio científico Antropometría, Ingesta y Balance Energético en España (ANIBES).

De hecho, los cereales aportan la energía al 30,4 por ciento de los niños y al 31,1 por ciento en adolescentes, seguidos de carnes y derivados (15,3% en niños y 16,2% en adolescentes) y aceites y grasas (10,4% en niños y 9,8% en adolescentes).

Ahora bien, los niños y niñas con edades comprendidas entre 9 y 12 años y con un grado moderado de actividad física son el único grupo de edad cuyos niveles de ingesta total de energía se adecúan a las últimas recomendaciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

En el caso de los adolescentes, estas recomendaciones sólo se cubren en aproximadamente un 80 por ciento, tal y como ha mostrado la investigación 'Ingesta, perfil y fuentes de energía en la población española'.

Esta investigación, que ha sido publicada recientemente en la revista científica internacional 'Nutrients', forma parte del estudio científico ANIBES, cuyo objetivo es analizar el balance energético y sus determinantes en España, realizado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) en colaboración con un comité científico de expertos.

Para ello, se ha obtenido una muestra representativa de toda la población española de 2.009 individuos de entre 9 y 75 años, han participado 213 niños y niñas con edades entre 9 y 12 años y 211 chicos y chicas del grupo de edad comprendido entre 13 y 17 años.

En concreto, la ingesta total de energía de la población infantil de 9 a 12 años es de 1.960 calorías (kcal) al día, con cifras significativamente superiores en los niños (cuya ingesta media es de 2.006 calorías al día), que en niñas (con una ingesta de 1.893 calorías diarias).

Además, en el caso de la población adolescente con edades comprendidas entre 13 y 17 años, su consumo medio de energía es de 2.018 calorías diarias, lo que indica que es significativamente más elevado en hombres (2.124 calorías) que en las mujeres (1.823 calorías), al igual que ocurre en el grupo de adolescentes.

“Los datos del estudio científico ANIBES nos indican que los niños y adolescentes consumen más proteínas que las recomendadas (16 por ciento de la ingesta total entre los más pequeños y 16,2 por ciento en adolescentes), al igual que grasas (38,9 por ciento en niños y 38,1 por ciento en adolescentes), pero su consumo de hidratos de carbono es inferior a las recomendaciones (43,8 por ciento en niños y 44,4 por ciento en adolescentes)”, ha zanjado el doctor Varela-Moreiras.