Compartir

BRASILIA, 16 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, no ha descartado la posibilidad de celebrar un juicio político contra la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, pero ha advertido en contra de usarlo como herramienta electoral.

Rousseff ha batido records históricos de impopularidad –con solo un nueve por ciento de apoyo– apenas nueve meses después de haber sido reelegida por otros cinco años debido a la crisis económicas y a los escándalos de corrupción que salpican a su Gobierno, entre los que destaca la trama de sobornos en Petrobras.

Esta situación ha llevado al Movimiento Brasil Libre (MBL) –los indignados brasileños– y a varios partidos políticos a promover un 'impeachment' contra Rousseff para que el Congreso decida si debe continuar o no en el cargo.

En declaraciones a la prensa recogidas por el diario brasileño 'Estadao', Cunha ha lamentado que esta crisis política “no termina” y ha avanzado que, tras el inminente receso legislativo, los diputados serán “más duros” con el Gobierno.

Interrogado sobre la posibilidad de que el 'impeachment' salga adelante, ha revelado que ha consultado a varios juristas sobre el asunto y que en unos 30 días podría haberse decidido, ya que depende de él que el juicio político se celebre.

Sin embargo, ha subrayado que debe ser la última opción. “No puede ser una tabla de salvación ni como un recurso electoral”, ha sostenido. “No puede ocurrir en Brasil lo que ocurrió en Paraguay. Brasil no es Paraguay”, ha dicho recordando el juicio político contra Fernando Lugo.