Compartir

LONDRES, 16 (EUROPA PRESS)

La Autoridad Independiente de Estándares Parlamentarios (Ipsa) de Reino Unido ha decretado una subida del 10 por ciento en el sueldo de los diputados británicos, a pesar de que los dirigentes de los principales partidos, incluido el primer ministro, David Cameron, han rechazado el aumento.

La Ipsa asumió el control de las decisiones sobre los salarios de los legisladores después del escándalo de los gastos de 2009 y, en la práctica, funciona como una institución independiente. De esta forma, no necesita el consenso de Parlamento para introducir cambios.

Tras un reajuste en pensiones y otros subsidios, la autoridad consideró que era necesario ajustar el sueldo de los diputados en un 10 por ciento, de tal forma que pasasen a ganar 74.000 libras anuales (106.000 euros), en lugar de las actuales 67.060 libras (96.000 euros).

Downing Street consideró que no era “apropiada” esta subida en tiempos de recortes, una postura con la que también coincidieron los principales responsables del Partido Laborista. Sin embargo, este jueves la Ipsa ha anunciado un “paquete de cambios” que incluye el polémico aumento.

El responsable de la Autoridad, Ian Kennedy, ha explicado en un comunicado que a partir de ahora, y de forma anual, se ajustará el sueldo de los diputados no en función de la situación general, sino de del sector público.

“En la última legislatura, el sueldo de los parlamentarios creció un 2 por ciento, en comparación con el 5 por ciento del sector público y el 10 por ciento de toda la economía”, ha dicho en un comunicado para justificar la actual subida del 10 por ciento, aplicable desde el pasado mes de mayo.

Varios diputados ya han adelantado que rechazarán el dinero adicional que reciban, entre ellos los principales aspirantes a liderar el Partido Laborista. Una portavoz de Downing Street ha reiterado este jueves la oposición de Cameron, aunque oficialmente el 'premier' no ha aclarado qué hará con la subida, según la cadena BBC.