Compartir

La dirección de Podemos lanza una segunda lista con más miembros afines al líder bajo la marca 'Territorios Claro que Podemos'

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el equipo de 65 personas que ha diseñado para competir en las primarias de su partido para las elecciones generales se hará con toda seguridad con gran parte de los puestos de la candidatura de la formación 'morada' al Congreso de los Diputados, ya que el sector crítico ha renunciado a presentar una lista a nivel nacional.

Así, el equipo encabezado por Pablo Iglesias –denominado precisamente 'Equipo Pablo Iglesias'– sólo competirá en las votaciones que tendrán lugar a partir de este viernes 17 con otros ocho equipos, ninguno de ellos integrado ni promovido por los impulsores de la principal corriente crítica de Podemos, como la líder andaluza Teresa Rodríguez, el eurodiputado Miguel Urbán, o el secretario general de Aragón, Pablo Echenique.

De hecho, uno de los equipos con los que compite Iglesias se presenta con el nombre 'Territorios Claro Que Podemos', la marca con la que el líder del partido ya concurrió en anteriores procesos internos de la formación, tanto para elegir a la dirección nacional –la cual copó con todos sus candidatos– como para conformar los órganos municipales y autonómicos.

En dicha lista, formada por 157 aspirantes, figuran personas afines a Iglesias como la responsable del equipo legal de Podemos y miembro de la Comisión de Garantías del partido, Gloria Elizo, o el profesor de Ciencia Política de la Complutense, Ariel Jerez.

Esta lista se suma así a la encabezada por Pablo Iglesias, compuesta en su mayor parte por sus colaboradores más afines y por dirigente del partido –más del 84% de los miembros– y por independientes como la excandidata de IU a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Tania Sánchez, o el jurista José Manuel Gómez Benítez.

Del resto de listas destacan las que han presentado desde Comunidades como Andalucía o Asturias colectivos críticos con la circunscripción única fijada por la dirección nacional para votar las candidaturas. Su objetivo, reivindicar el peso de los territorios en la elaboración de las listas.

Es el caso de la lista 'Utopía y Dignidad' encabezada por el alcalde de Marinaleda (Sevilla) y líder nacional de la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT), Juan Manuel Sánchez Gordillo, el portavoz nacional del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Cañamero, y el director de cine Benito Zambrano, las tres personas con más peso de las que se enfrentan a los candidatos de Iglesias.

LAS PRIMARIAS DE LA POLÉMICA

Podemos ha publicado este lunes las candidaturas individuales y por equipos que se han registrado para competir en las primarias puestas en marcha por la formación a principios de julio para conformar sus listas al Congreso y al Senado, un proceso que ha generado la mayor rebelión interna que ha vivido Podemos desde que naciera hace un año y medio.

Así, más de 900 cargos autonómicos y locales del partido –incluidos los secretarios generales de Andalucía, Navarra y Asturias, Teresa Rodríguez, Laura Pérez y Daniel Ripa, respectivamente– y las direcciones de País Vasco, Aragón, Baleares, Madrid y Asturias, han rechazado públicamente el reglamento aprobado por la dirección nacional, al considerar que ni el mecanismo ni los plazos no garantizan la pluralidad ni la participación.

Entre los aspectos del reglamento que más críticas han despertado figuran, por un lado, la posibilidad de votar a equipos completos con un solo 'click', el sistema conocido como 'lista plancha'. Este mecanismo, según denuncian sus detractores, favorece a las candidaturas más conocidas, que una vez más son las arropadas por la dirección nacional y el secretario general, Pablo Iglesias.

Los críticos también rechazan el sistema elegido para conformar la candidatura al Congreso, que fija una única circunscripción a nivel estatal, en lugar de permitir que los inscritos en cada provincia escojan en votaciones diferencias a sus candidatos a la Cámara Baja. Este sistema facilita, a su juicio, que se pueda imponer desde Madrid una lista de candidatos y que éstos puedan presentarse en circunscripciones con las que no tienen ningún tipo de vinculación.