Compartir

BUDAPEST, 13 (Reuters/EP)

Las autoridades húngaras han comenzado ya la construcción de una valla en la frontera con Serbia para intentar frenar la inmigración ilegal pese a las críticas de otros países europeos. La valla tendrá 175 kilómetros de longitud y 4 metros de altura.

Las obras han comenzado en Morahalom, una localidad situada a 180 kilómetros al sureste de Budapest, según la información de la televisión pública húngara, M1.

Decenas de miles de inmigrantes procedentes principalmente de Oriente Próximo utilizan la ruta de los Balcanes a través de Grecia, Macedonia y Serbia para después entrar en la zona Schengen a través de Hungría. En lo que va de año, Hungría ha contabilizado la entrada de 70.000 inmigrantes, mientras que en total en 2014 se contabilizaron 43.000.

La gran mayoría de los inmigrantes que entran en Hungría luego viajan a otros países más ricos, y el Gobierno húngaro denuncia que son posteriormente deportados a Hungría, una circunstancia que no se ha demostrado.

La ONU y el Consejo de Europa han criticado los recientes cambios legislativos relativos al derecho de asilo y la Policía ha emlpeado gases lacrimógenos contra los inmigrantes, hacinados en centros de acogida.