jueves, 24 septiembre 2020 10:01

Morrigans: “La música es nuestra forma de vida”

MADRID, 10 (EUROPA PRESS – David Gallardo)

Villa (voz y guitarra), Nube (batería y percusión) y Aby (bajo) son los tres integrantes de Morrigans, un joven trío asturiano de pop rock guitarreramente energético que acaba de publicar su primer álbum, Infinito, después de haber ganado diversos galardones en las emisoras locales de su región y llevarse el Premio Amas de Asturias al mejor grupo revelación.

Además, el pasado invierno colocaran su canción Sé incomprendido en la película El club de los incomprendidos, sin duda un salto cuantitativo en su ascendente trayectoria. “Tuvo éxito en España y también en América, así que fue todo un subidón”, admite Aby (Abraham Loya), antes de que su compañero Nube (Alberto Menéndez) apostille: “Es increíble que te escuche gente que está a 8.000 kilómetros”.

Hasta conseguir conectar con oyentes a varios miles de kilómetros, el grupo pasó allá por 2008 por los típicos inicios haciendo versiones, en su caso de clásicos del rock como Dire Straits, Eric Clapton, Jimi Hendrix y The Black Crowes, hasta llegar a John Mayer, M Clan o Leiva, tal y como enumera el Villa (Jorge Villaboy).

Esta es la paleta de colores a partir de la cual Morrigans dio forma a su propuesta, que les ha llevado a ser actualmente el grupo base de Vinos de Rueda y a contar con legiones de seguidores en puntos tan concretos como Asturias, Valladolid y, cada vez más, Madrid. “Tenemos que empezar la Reconquista otra vez”, plantea con sorna Nube entre las risas de sus compinches.

PRIMER DISCO

Con esa reconquista ya en marcha, el trío presenta su debut en forma de largo titulado Infinito, un disco “luminoso y positivo, que intenta huir de la tristeza”, en palabras de Nube, interrumpido por Aby: “Y hay rock pero también pop y funk. Abarca bastantes estilos”.

Prosigue Aby con la palabra para afirmar que ensayan “como perros casi todos los días”, precisamente para poder demostrar todo su potencial en directo, tal y como explica Villa: “En directo sonamos mejor que en disco, que es como tiene que ser. Si no, ¿para qué?”

Los planes inmediatos del grupo pasan, por tanto, por “tocar sin parar donde sea” para seguir ganando seguidores. “Atraemos a gente joven pero también a otros de cuarenta y cincuenta años por nuestra base de rock clásico”, señala Nube sobre sus variopintos parroquianos.

En esta línea, añade que mucha gente que les escucha por primera vez sin conocerles y sin verles, piensa que son un grupo “más adulto”. “Y luego se sorprende cuando ve a tres chavales en el escenario. Porque además la voz de Villa no es la de un chico de 24 años”, explica.

AMPLIA FORMACIÓN MUSICAL

Los tres integrantes de Morrigans coinciden en la pasión con la que hablan de su dedicación musical. Algo que no les viene de ahora, pues por ejemplo Nube empezó con el violín a los 5 años, para después pasarse a la batería, hacer magisterio musical y ahora estudiar historia de la música.

Por su parte, Aby hizo siete años de piano en el conservatorio y acabó el grado elemental. “Después empecé a tocar la guitarra y los que nos conocen saben que no podemos vivir sin la música. Es nuestra forma de vida”, subraya, antes de que Villa remache: “Todo el que empiece en la música con algo ya no lo deja nunca”.