Compartir

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Amnistía Internacional, Greenpeace y Oxfam Intermón han presentado este martes la campaña 'Blinda tus derechos. Cambia el artículo 53' que apuesta por una reforma constitucional que mejore las garantías de protección de los derechos humanos y la inclusión de otros derechos no recogidos en la Carta Magna como la renta básica o la mejora en la protección de los derechos a la vivienda y a la salud.

De esta forma, las organizaciones han denunciado que la constitución española, y en particular su artículo 53, establecen un tratamiento y protección “desigual e insuficiente” de los derechos humanos. Por eso, proponen la modificación de 24 disposiciones constitucionales y una profunda reforma del artículo 53, que es el responsable de hacer una distinción en derechos como a la vivienda o al medio ambiente.

En este sentido, el director de Amnistía Internacional España, Esteban Beltrán, ha afirmado que “la constitución española no protege por igual todos los derechos” y ha señalado que existen “derechos de primera y de segunda”. “Todos los derechos humanos son iguales y deben tener las mismas garantías de protección”, ha afirmado.

Por su parte, el director de Oxfam Intermón, José María Vera, ha afirmado que esta reforma es “esencial para las personas, especialmente para los más vulnerables” ya que la “creciente desigualdad en España y en la mayoría de países es uno de los nuevos retos del planeta. Por ello, ha abogado por que la constitución “garantice a las personas más vulnerables unos ingresos mínimos para vivir dignamente, incorporando el derecho a una renta básica”.

IMPULSAR LA COOPERACIÓN PARA EL DESARROLLO

Asimismo, Vera también ha solicitado “garantizar una política pública de cooperación para el desarrollo fuerte, ya que con un recorte del 70% durante la crisis, esta se encuentra al borde del desmantelamiento y lejos no ya del objetivo internacional del 0,7% del PIB, sino de la media europea”.

La campaña también solicita asegurar las garantías de las personas durante la detención para evitar casos de tortura y malos tratos, así como garantizar el derecho de reunión pacífica, incluso en aquellos casos donde la comunicación previa no es posible. Otro aspecto básico de la petición es reforzar la protección y defensa del derecho al medio ambiente, elevándolo a la categoría de “derecho fundamental”.

En este sentido, el director de Greenpeace España, Mario Rodríguez, ha indicado que la ciudadanía se merece un medio saludable para vivir en dignidad” y ha explicado que esta reforma “no es una utopía ni un imposible” y que “no habrá justicia ambiental sin justicia social, y no habrá dignidad si no se respetan los derechos humanos”. Según Rodríguez, “los incumplimientos de la normativa ambiental son constantes” en España.

Entre otras propuestas, también inciden en garantizar una política de cooperación para el desarrollo, vigilando que las empresas españolas respeten los derechos humanos en el extranjero o el cumplimiento de las obligaciones sobre transferencia de armas en relación a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario. Asimismo, la eliminación total de la pena de muerte