Compartir

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

España cuenta actualmente con 1.216 oncólogos médicos, aunque de ellos, 1.141 son especialistas a tiempo completo. Sin embargo, el actual incremento de nuevos casos de cáncer hacen necesario incorporar en las plantillas a 211 expertos más para atender adecuadamente a esta población, tal y como se desprende del primer 'Plan de Futuro de la Oncología Médica', elaborado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), con la colaboración de la consultora Ascendo y el patrocinio de Janssen.

El trabajo ha tenido como objetivo, tal y como ha informado la presidenta de la organización, Pilar Garrido, de conocer el número actual de oncólogos médicos y los retos a los que actualmente se enfrenta la especialidad debido a que cada vez hay más pacientes con cáncer, que viven más tiempo y cuyos tratamientos son más complejos.

Para ello, el estudio consta de dos partes: una en la que se actualiza el ceso de oncólogos médicos en España y se estiman las necesidades de futuro, y otra en la que se refleja una encuesta realizada a los profesionales médicos sobre las tendencias y requerimientos futuros de la especialidad.

Analizando la primera de ellas, del trabajo se desprende que el 78 por ciento de los oncólogos médicos trabaja en el sector público, el 11 por ciento en centros privados concentrados, el 5 por ciento en públicos y concentrados y el 4 por ciento en públicos y privados, y sólo un 2 por ciento en centros privados. La mayor parte son especialistas jóvenes, ya que sólo el 23,3 por ciento tienen más de 50 años y el 70 por ciento tienen menos de 35 años, y hay más mujeres que hombres (57,6%, frente al 42,4% de varones).

Ahora bien, según ha informado el coordinador del estudio y jefe del servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, Fernando Rivera, si se analizan el número de oncólogos médicos trabajando en los servicios de toda España, el informe de SEOM muestra que la media es de 6,5, una cifra “muy por debajo” de la alcanzada en otros países como, por ejemplo, Estados Unidos, donde hay unos 15 especialistas en cada uno de los servicios de esta especialidad.

Pero para cubrir la actual demanda de servicios de Oncología Médica también se necesitarían aumentar las horas trabajo. Así, si se tienen en cuenta el aumento de la complejidad de los tratamientos y la demanda de servicios como el consejo genético, “cada vez más extendidos”, serían necesarias 3.621 horas por cada 100.000 habitantes, lo que equivale a 822 horas anuales para atender a 100 nuevos casos de cáncer.

Actualmente, un oncólogo médico a tiempo completo trabaja a nivel asistencial 1.296 horas anuales, lo que supone que se necesitan 2,79 médicos por cada 100.000 habitantes. Además, esta previsión establece que un oncólogo debería ver 158 nuevos casos de cáncer al año, por lo que la cifra total de expertos debería alcanzar los 1.352 a tiempo completo y no los 1.141 actuales.

PREVISIÓN PARA 2035

En los últimos tres años las plantillas de oncólogos médicos han crecido una media del 2,31 por ciento cada año, por lo que si se mantiene esta tendencia en 2035 habría 1.767 especialistas a tiempo completo. Ahora bien, teniendo en cuenta que lo más adecuado es que cada uno de estos profesionales atienda a 158 nuevos casos al año, y en base a las estimaciones de crecimiento de la incidencia, de mantenerse el actual crecimiento en las plantillas dentro de 20 años habrá un déficit de 114 expertos.

Por ello, en el informe de SEOM se destaca la necesidad de que las plantillas aumenten una media del 2,5 por ciento cada año para conseguir tener en 2035 unos 1.881 oncólogos médicos a tiempo completo y, por ende, que la asistencia sanitaria sea óptima.

Ante esto, es importante también observar el número de nuevos profesionales que se van a incorporar al mundo laboral y las jubilaciones que se van proceder. En este sentido, en los últimos 7 años, se han ofertado cada año en torno a 110-115 plazas MIR, de los cuales un 75 por ciento acaban siendo especialistas, dado que el resto o no encuentra trabajo, o cambia de especialidad o se va a ejercer al extranjero.

De mantenerse la oferta actual, en 2035 habría 2.480 oncólogos médicos a tiempo completo disponibles, lo que permitiría cubrir las necesidades estimadas. No obstante, la presidenta de SEOM ha recordado que no todos los MIR se incorporan a las plantillas, por lo que ha insistido en que se requieren más especialistas para atender de forma óptima a todos los pacientes con cáncer.

“Se está sobrecargando de trabajo a cada profesional y si esta situación se prolonga en el tiempo puede tener consecuencias negativas sobre la calidad asistencial”, ha apostillado el jefe de servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander.

EL 75,9% DE LOS PROFESIONALES VE NECESARIO AUMENTAR LA INVESTIGACIÓN

Por otra parte, la encuesta 'Tendencias y necesidades de futuro de la Oncología Médica', realizada a 176 especialistas, de los cuales el 60 por ciento eran médicos adjuntos y el 34,7 por ciento jefes de servicio o jefes de sección, ha mostrado que el 75,9 por ciento de los profesionales cree que se necesita aumentar la investigación.

Además, consideran prioritario aumentar los registros, bases de datos e indicadores específicos de calidad y valor de la asistencia. De hecho, sólo el 10,9 por ciento aseguró haber participado en estudios sobre resultados de salud.

A nivel general, de la encuesta se desprende que los oncólogos médicos creen que el envejecimiento de la población, el aumento de la tasa de supervivencia y largos supervivientes y del número de pacientes candidatos a recibir terapia oncológica son los cambios que “mayor impacto” están teniendo en la práctica asistencial.

Asimismo, abogan por garantizar el acceso universal a nuevas terapias; mejorar la coordinación con Atención Primaria; definir protocolos terapéuticos; crear equipos multidisciplinares; mejorar el reconocimiento de méritos, el acceso a una carrera profesional y la adecuación de plantillas a la demanda; adquirir nuevas competencias sobre biomarcadores y medicina personalizada; y mejorar la inequidad geográfica y la lentitud en la incorporación de las innovaciones.

Finalmente, los oncólogos médicos participantes han señalado la importancia de definir indicadores útiles que permitan de manera “sistemática y consensuada” evaluar y difundir la calidad de la asistencia oncológica; realizar un mayor esfuerzo en la implantación de guías de práctica clínica y protocolización de la asistencia; y crear y desarrollar registros de pacientes para desarrollar las áreas prioritarias de investigación, así como mejorar las posibilidades de explotación de datos de los diferentes sistemas de historia clínica electrónica.