Compartir

Acusa al PP y a Podemos de instrumentalizar la crisis griega y no cree que Pablo Iglesias saque rédito político

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido este lunes “solidaridad” a la Unión Europea con Grecia, con un plan de inversiones públicas y garantizando la liquidez de su sistema financiero, y responsabilidad al Ejecutivo de Alexis Tsipras, para que abandone la estrategia de “confrontación” y sea “leal” a sus socios europeos, poniendo en marcha además las reformas que necesita su país.

Así lo ha señalado el líder de los socialistas en una rueda de prensa en Ferraz, después de reunirse con su Ejecutiva federal para analizar la situación en Grecia tras el referéndum en el que una mayoría de sus ciudadanos ha dicho 'no' a un posible acuerdo con las instituciones europeas para prolongar su rescate y continuar con políticas de austeridad.

Sánchez ha comenzado expresando su “respeto” a la votación en Grecia y a su resultado “incontestable” e “inapelable” y ha subrayado que los socialistas llevan tiempo pidiendo un cambio en las políticas económicas en Europa, para poner fin a la “austeridad expansiva” que ha “hundido” a la clase media y trabajadora.

Pero, dicho esto, ha defendido que la gestión del Gobierno de Syriza ha empeorado la situación en su país y ha subrayado que, además de solidaridad a la UE, hay que exigir responsabilidad al Ejecutivo griego, para que afronte “la tarea de modernización de su estructura económica” y respete “las reglas del juego” en el proyecto comunitario.

GARANTIZAR LA “IRREVERSIBILIDAD” DEL EURO

Sánchez ha llamado a todas las partes a reanudar las negociaciones porque “Grecia es parte del euro y así debe seguir siendo siempre”. Lo primero ahora, ha dicho, es “garantizar la irreversibilidad” de la moneda única y, a partir de ahí, seguir “profundizando” en la construcción europea, que, a juicio del PSOE pasa, entre otras cosas, por la mutualización de la deuda y los eurobonos.

Dicho esto, el líder del PSOE ha defendido que no están hablando ahora de reestructuración de la deuda griega, aunque sí se podría ver las posibilidades de una “refinanciación” de la deuda griega “en el medio y largo plazo”. Una posibilidad, ha dicho, sería posponer el pago de los intereses, aunque ha insistido en que la apuesta de su partido es la mutualización de la deuda, que llevan pidiendo “cinco años”.

Al margen de esto, ha defendido que el Banco Central Europeo debería “garantizar la liquidez del sistema financiero” y ha explicado que la solidaridad europea debería concretarse en planes de inversión pública como el que ya puso en marcha el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, para garantizar a Grecia condiciones de crecimiento y de creación de empleo.

“Cuando hablamos de solidaridad, me estoy refiriendo a inversiones públicas en Grecia y en todos los países que están sufriendo tasas de desempleo que superan el 20%, como es el caso de España”, ha dicho, tras insistir en que Europa “debe garantizar toda la ayuda que sea necesaria y más para que no haya un sólo ciudadano en la UE, y en particular en Grecia, que sufra las consecuencias de esta crisis”.

Además, ha denunciado la “inacción” en esta crisis por parte del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que “lleva mucho tiempo ausente del debate político europeo”. “Ni está ni se le espera”, ha dicho, exigiendo al jefe del Ejecutivo que tenga “más presencia” y un planteamiento “mucho más constructivo” en la construcción europea que el que cree que tiene ahora mismo, porque también es importante para España.

ES “MENTIRA” QUE ESPAÑA ESTÉ BLINDADA

Sánchez ha rechazado comparaciones entre Grecia y España, pero ha advertido de que lo que ocurra allí tendrá consecuencias en la economía nacional y ha criticado así el mensaje de calma del presidente del Gobierno. “He escuchado a Rajoy decir que España está blindada de cualquier tipo de turbulencias que vengan de Grecia. Mentira”, ha dicho.

Según el líder del PSOE, lo que ocurre en Grecia “afecta mucho” a España y lo que debería hacer Rajoy es “no tratar de contaminar políticamente con lo que está ocurriendo en Grecia la situación política en España”.

Es más, ha abundado en esta crítica y ha defendido que tanto desde la “derecha extrema” en la que sitúa a Rajoy como desde otros partidos de “la izquierda extrema” se ha tratado de “instrumentalizar en su beneficio el sufrimiento de los griegos”, algo que es “injusto” con los ciudadanos de este país, pero también “irresponsable” con los españoles.

Por lo que se refiere a los partidos de “extrema izquierda”, ha citado a Podemos para asegurar que cree que “claramente está utilizando la crisis en Grecia para intentar un rendimiento electoral”, que opina que “no se va a dar”.

Y ha añadido que “pone en duda que muchos votantes de Podemos estén viendo con admiración el corralito en Grecia o el cierre de bancos”, porque cree que lo que sienten es “más al contrario, preocupación”.

A su juicio, el resultado del referéndum no se puede entender como un triunfo ante las políticas europeas. En su opinión, el cambio que propuso Syriza pasa por una alianza con la extrema derecha, una amnistía fiscal y un gobierno que no es paritario, muy diferente, en suma, del que propone el PSOE, que cree que se puede cambiar la política europea hacia un mayor crecimiento económico desde la estabilidad presupuestaria y garantizando el Estado del Bienestar.

HACEN FALTA PROPUESTAS “CONSTRUCTIVAS”

Sánchez ha defendido que todos los partidos políticos en España deberían proponer alternativas “constructivas” que defiendan los intereses de los ciudadanos. “Creo honestamente que la crisis en Grecia, si nos debe servir para algo es para justo lo contrario, no es para llamar a más nacionalismo, sino para llamar a más europeísmo”, ha dicho, apuntando que es en esta estrategia en la que está el PSOE, que está en “más Europa y otra Europa”.

La postura de los socialistas, ha insistido, combina dos peticiones: solidaridad a la UE y responsabilidad a las autoridades griegas, con la premisa de que no se puede “dar la espalda” a los griegos”, a quienes ha expresado su “profundo cariño, respeto y apoyo”.

Sánchez ha pedido mirar hacia adelante y ha rebajado las críticas al referéndum que planteó esta semana su coordinador económico, Jordi Sevilla. El líder de los socialistas ha dicho que no quiere entrar a valorar la consulta ni el resultado y se ha limitado a decir que él hubiera hecho las cosas “distintas” a como las ha hecho Tsipras.

La clave, ha dicho, está en poner en marcha una negociación y que haya un acuerdo “cuanto antes”, porque los griegos “lo merecen y lo necesitan”.

Ésta, ha dicho, es la postura de la izquierda que puede cambiar las cosas en Europa, que puede plantear políticas diferentes a las de la austeridad y que tiene “capacidad de interlocución” con las instituciones europeas.