Compartir

Actúa junto a la Staatskapelle mañana en Madrid por el 60 aniversario de la Escuela de Organización Industrial

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El pianista y director de orquesta Daniel Barenboim ha afirmado que “si hubiese una orquesta de jóvenes griega-alemana podría volverse un ejemplo absolutamente extraordinario” para la concordia, aunque “no resolvería la crisis económica de Grecia ni la relación con el resto de Europa”.

“Sería un gesto muy importante”, ha defendido, al tiempo que ha bromeado diciendo que formaría una orquesta con músicos griegos y alemanes, “pero no con disciplina griega y pasión alemana”.

Sin embargo, ha advertido que la música “no se puede utilizar” para traer la paz. “La paz necesita justicia, entendimiento, aceptación del otro”, ha subrayado.

Barenboim dirigirá este sábado a la Staatskapelle Berlín en el marco de un concierto que se celebrará en Madrid para conmemorar el 60 aniversario de la Escuela de Organización Industrial (EOI), vinculada al Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Durante la presentación del concierto este mediodía en Madrid, Barenboim ha explicado que en la primera parte del concierto se interpretará “obras perfectamente conocidas”: El preludio de 'Los maestros cantores de Nuremberg', de Richard Wagner, así como el preludio de 'La Traviata' y 'La fuerza del destino', de Giuseppe Verdi.

Dicho esto, Barenboim ha adelantado que, en la segunda parte, la Staatskapelle Berlín interpretará la Sinfonía número 1 de Edward Elgar, “un compositor muy importante, que no ha obtenido el reconocimiento universal que se merece”.

Por otro lado, el director de orquesta ha presentado el albúm de la grabación en directo de los dos conciertos para piano de Brahms que ofreció bajo la batuta de Gustavo Dudamel en septiembre de 2014 en la Philarmonie de Berlín. “Para mí, es una ocasión muy importante sentimentalmente porque ya hace casi 50 años de mi primera grabación del concierto de Brahms”, ha revelado.

De Gustavo Dudamel, el director ha puesto en valor que es “un talento excepcionalísimo” con una “buenísima preparación”, que está “siempre, siempre muy alerta de lo que la orquesta le ofrece”.

Para el director, la música “se está volviendo más y más una actividad que vive en una torre de marfil porque no hay educación musical en las escuelas” ni educación general en los conservatorios.

Además, ha defendido que “la música es todo menos elitista” y ha criticado que los “únicos que dicen que la música es elitista son los políticos, que no entienden nada”. “No tienen ninguna educación musical, pero tienen que pagar las subvenciones”, ha reprochado, para después insistir en que dicen que la música es elitista porque “cada peseta les duele”.

ACADEMIA EN BERLÍN

El director argentino-israelí ha recordado que su academia musical para jóvenes de Oriente Medio abrirá sus puertas en el corazón de Berlín en octubre de 2016. Así, ha indicado que se trata de una academia “experimental”, en la que se va a estudiar música “de una forma un poco diferente de lo que se acostumbra a hacer”.

Barenboim ha agradecido a la EOI su invitación a celebrar este concierto y ha destacado de la escuela su “espíritu creativo y pionero en lo que se refiere al medio ambiente y tantas otras cosas”.

Preguntado sobre cómo gestiona su tiempo para poder programar hasta 40 conciertos diferentes, ha respondido irónico: “La razón, que no es un secreto, es que hago pocas conferencias de prensa y eso me da un montón de tiempo para hacer otras actividades”.

En este sentido, ha indicado que para él “esto no es trabajo” porque hace “lo que le apasiona”. “El peligro más grande de la pasión es la exageración. Si es verdad que, a veces, se me va la mano”, ha reconocido, al tiempo que ha asegurado que está bien de salud y feliz por poder tener esa actividad.