Compartir

BILBAO, 2 (EUROPA PRESS)

El Museo Guggenheim Bilbao acogerá, del 3 de julio al 1 de noviembre la exposición “Jean-Michel Basquiat: Ahora es el momento”, una muestra “pionera” en Europa que incluye un centenar de obras del artista estadounidense.

Esta muestra, patrocinada por Iberdrola, ha sido presentada este jueves en una rueda de prensa celebrada en la pinacoteca en la que han comparecido los comisarios de la exposición Dieter Buxhhart y Alvaro Rodríguez Fominaya, junto al director del Museo, Juan Ignacio Vidarte, dos hermanas del artista y el consejero delegado de Iberdrola, Federico de la Hoz.

La exposición, que está organizada por la Art Galley of Ontario en colaboración con el Museo Guggenheim, supone el primer análisis temático de la producción de Basquiat.

Basquiat, que falleció prematuramente a los 27 años de edad, revolucionó el mundo del arte de Nueva York a comienzo de los años ochenta y alcanzó la fama internacional gracias a obras con las que denunciaba el racismo o la hipocresía social.

Sus obras relatan el cambio que experimentó desde sus inicios en la calle como grafitero hasta su primera exposición en solitario en 1982.

La obra se muestra en ocho secciones diferentes que ocupan toda la tercera planta del Museo. El recorrido comienza en la sala 305, donde se presentan sus obras más tempranas agrupadas en dos temas: 'La calle como estudio' y 'Héroes y santos', obras que se inspiran en el paisaje urbano.

Basquiat muestra sus primeros inicios como grafitero y a la vez transmite la injusticia del racismo. Para ellos, retrata a varios famosos afroamericanos como boxeadores y jugadores de béisbol denominándolos como “héroes”.

La segunda parte de la exposición continúa en la sala 306 con otros dos temas “Reivindicando historias” y “Reflejos”, en la cual se muestra a un Basquiat más reivindicativo. Mediante sus obras muestra el racismo y la hipocresía social resaltados en los años 80 en Estados Unidos. Además, enmarca la muerte de su amigo y grafitero, Michael Stewart, conectando aquellas persecuciones históricas con prácticas racistas actuales, como la brutalidad policial. “Podía haber sido yo, podía haber sido yo”, fueron las palabras que manifestó el artista en la muerte de su amigo.

“LO BLANCO Y LO NEGRO”

En la sala 307, en cambio, Basquiat recrea lo blanco y lo negro, lo claro y lo oscuro, cuestionando las convenciones y las

percepciones del bien y del mal. “Son trabajos muy críticos contra el racismo”, sostiene Dieter Buchhart, segundo comisario de la representación.

Más adelante, en la sala 303 se muestra la rivalidad entre Andy Warhol y Jean-Michel Basquiat. Aunque entablaron una buena amistad, no coincidan en los aspectos artísticos. En 1984 y 1985 ambos colaboraron en una serie de obras que combinaban sus singulares estilos de serigrafía y pintura. Aún así, las obras expuestas en el Guggenheim muestra un claro desacuerdo entre ambos. “A Basquiat le llamaban la mascota de Warhol”, enuncia Buchhart en el recorrido.

Por último, en la sala 302 se detecta la inspiración del grafitero en todo lo que le rodeaba, era un ávido lector y a menudo escuchaba música; como jazz y hip-hop, o veía la televisión mientras pintaba. Mediante documentales, vídeos, música y varias imágenes se aprecian los gustos de Basquiat sobre el lienzo.