Compartir

Defiende que las confesiones se estudien fuera del horario lectivo

BARCELONA, 1 (EUROPA PRESS)

La consejera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña, Irene Rigau, ha propuesto una asignatura obligatoria común de “cultura religiosa” para las escuelas públicas en una eventual Cataluña independiente, en vez de la materia de religión católica implantada por la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) y que en Cataluña se ha dado la alternativa de 'Valores sociales y cívicos'.

Lo ha dicho este miércoles en el Simposio para maestros y profesorado de religión 'La clase de religión en Europa' en el CaixaFòrum de Barcelona, un debate en el que también ha participado el presidente de ERC, Oriol Junqueras; la expresidenta de Càritas Carme Borbonès; el director de la Universidad Ramón Llull (URL), Andreu Ibarz, y el delegado episcopal de Enseñanza, Pere Micaló.

En declaraciones a los medios tras participar en el encuentro, Rigau ha manifestado que “la escuela pública no puede ser confesional”, pero ha defendido que el hecho religioso se debe estudiar en los centros desde el punto de vista de la cultura de las diferentes religiones para integrar a los alumnos recién llegados.

“En un nuevo país con nuevas herramientas nos podríamos plantear con la libertad curricular que ahora no tenemos qué conocimientos de cultura religiosa garantizamos a toda la población desde Primaria a Secundaria”, ha afirmado al agregar que esta asignatura debería repasar los grandes relatos de las religiones católica, judía, islámica y oriental, entre otras.

“¿Nos imaginamos una escuela en la que hay catolicismo, aquella judaísmo y aquella islam? Este es el gran debate”, ha subrayado la consellera durante el simposio, al abogar por trabajar en la escuela de forma transversal los valores que estas confesiones tienen en común en una única materia.

Ha considerado que la escuela puede acoger enseñanzas de las confesiones pero esto debería producirse en horarios no lectivos y no ser evaluable.

FORMACIÓN Y HOMOLOGACIÓN DE PROFESORES

Respecto al millar de profesores de religión que trabajan en Cataluña, Rigau se ha mostrado partidaria de que puedan reciclar su formación e impartir la hipotética asignatura común de cultura religiosa, que también darían docentes de Historia y Filosofía.

“No podemos desatender ni menospreciar todo el conocimiento de los profesores de religión que a lo largo de estos años han ido acumulando”, ha esgrimido la consellera ante el centenar de maestros de religión que han acudido al simposio.

Esto debería pasar por que estos docentes recibieran una “formación complementaria” y por revisar su tratamiento administrativo, puesto que en la actualidad su salario lo paga la Generalitat pero son elegidos por los obispos.

Junqueras ha defendido la “homologación” de estos docentes para integrarlos a la administración catalana, porque de esta manera se liberaría a los responsables políticos de negociar confesión por confesión sus respectivos docentes.

Durante el debate, Rigau ha criticado que el currículo de Religión en Cataluña tiene “menos margen competencial por parte de la Conferencia Episcopal Española que la Conselleria de Enseñanza con el Ministerio de Educación”.