Compartir

El regionalista asume el inicio del nuevo mandato como “un punto de inflexión” en la trayectoria de Cantabria

SANTANDER, 30 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PRC y candidato a presidir de nuevo Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha pedido este martes en el Parlamento el apoyo de todos los grupos para su investidura y acometer así “un proyecto de recuperación”. “Espero contar con la colaboración de todos los grupos parlamentarios representados en esta Cámara, porque las respuestas que nos exige la ciudadanía deben estar por encima de las ideologías y de los intereses partidistas”, ha manifestado.

En su intervención, de casi dos horas, el regionalista ha solicitado la confianza de los diputados -del PRC, PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos- para un proyecto “de recuperación” y “volver” a los niveles de “bienestar, crecimiento y riqueza”. Y aunque ha admitido que su Gobierno no conseguirá este propósito “a corto plazo”, confía en “abrir el camino” para orientar “adecuadamente” el “rumbo de futuro”.

También es consciente Revilla de que el momento actual es “especialmente difícil”, ya que está “repleto de problemas y de situaciones de auténtica desolación y emergencia para demasiadas familias”, por lo que -ha reconocido- “aliviar” su situación no va a ser “tarea fácil”. “Pero nos empeñaremos en ello con toda nuestra capacidad desde el primer día”, ha garantizado. Y para lograrlo, el hasta ahora líder de la oposición, que asume el inicio del nuevo mandato como “un punto de inflexión en la trayectoria de Cantabria”, ha desgranado políticas y programas a emprender por el Ejecutivo PRC-PSOE en diferentes áreas.

EL EMPLEO, EN EL CENTRO DE TODAS LAS POLÍTICAS

La acción del Gobierno estará marcada por la creación de empleo, una necesidad “urgente y fundamental” y que estará “en el centro de todas las políticas”. Uno de los objetivos será “paliar el más que previsible aumento” del paro a corto plazo, al finalizar en agosto los 4.000 contratos de los ayuntamientos merced a una subvención de 28 millones del Gobierno del PP. También se potenciará el empleo autónomo, el emprendimiento y el retorno del talento, así como el impulso de políticas para mayores de 45 años, mujeres y jóvenes.

Los recursos necesarias para las políticas de empleo, las medidas contra la pobreza y la exclusión social o el refuerzo de los servicios públicos, llegarán de la financiación autonómica, de la reestructuración de la deuda pública o la captación de fondos europeos, ha apuntado el regionalista.

Por capítulos, la “primera y gran” prioridad del Ejecutivo será la recuperación de la sanidad, educación y servicios sociales y su “blindaje” en los presupuestos para volver a la situación de 2011, cuando Revilla finalizó su anterior mandato. Así, ha recalcado la apuesta por una sanidad pública, universal, eficiente y sostenible. Entre otros compromisos, PRC-PSOE reclamarán una nueva Ley General de Sanidad para recuperar la cobertura universal del derecho a la atención sanitaria y elaborarán una autonómica de Salud Pública.

Mantener la atención en todos los consultorios rurales, cumplir la Ley de Tiempos Máximos de Espera y reducir las esperas en Urgencias, “humanizando” además la estancia de pacientes y familiares evitando su “hacinamiento”, son otras de las apuestas del bipartito, que intentará revertir el contrato público-privada del Hospital Valdecilla y que adaptará los comarcales de Sierrallana, Laredo y Reinosa a los nuevos tiempos y necesidades.

El Gobierno revisará la Renta Social Básica, iniciando las reformas legales para modificarla en tres meses y con el objetivo de recuperar el nivel de cobertura previo al mandato del PP. Socialistas y regionalistas establecerán un programa de garantía de suministros vitales, como agua, luz y gas, y pondrán en marcha el programa de Garantía Alimenticia, con la apertura de comedores escolares en verano, al tiempo que recuperarán la aplicación plena de la Ley de Dependencia.

En el área educativa, el bipartito retornará ya en 2016 al presupuesto que había en 2011, impulsará la enseñanza pública, apostará por los profesionales avanzando en la mejora de sus condiciones laborales, fomentará el modelo de centros de 0 a 2 años, apoyará la escuela rural y la FP, y recuperará la apuesta por el Proyecto Comillas, tras el “arrinconamiento y ostracismo” en los últimos años de una iniciativa cuya “pujanza y trascendencia” para el futuro de Cantabria siguen “plenamente vigentes”, ha asegurado Revilla.

CAMBIO DE MODELO PRODUCTIVO

En su discurso, ha defendido volver a poner en marcha el cambio de modelo productivo por el que ya apostó el bipartito PRC-PSOE que él presidió entre 2003 y 2011, y que ahora es “más necesario que nunca”. “Cantabria necesita innovación”, ha sentenciado el regionalista, partidario de apostar por sectores que sienten las bases de un crecimiento “equilibrado y sostenible”.

Así, la “gran apuesta” del próximo Gobierno es el sector energético. “Queremos hacer de las energías renovables una marca de la región”, ha subrayado Revilla, que también quiere aprovechar el “tirón tecnológico” asociado a esta industria energética. Por ello, el bipartito retomará las energías renovables marinas como eje de innovación y apostará por la investigación, con un plan que abarcará diferentes sectores.

El nuevo Ejecutivo tratará de captar nuevas industrias y mantener el tejido productivo existente, más ante la situación “muy delicada”, “preocupante o agónica” en algunos casos, de empresas como Sniace, Greyco, Néstor Martin o Robert Bosch. La administración autonómica se “volcará” en la búsqueda de alternativas para “afianzar” los empleos en el sector, pero la solución -ha avisado el próximo presidente- no llegará a través de subvenciones, que muchas veces solo sirven para “prolongar la agonía”.

En turismo se creará un producto “atractivo e intemporal”, vinculado a la cultura y al deporte, como el golf. Entre otras acciones, se intentará que los vuelos de bajo coste operen en Cantabria los fines de semana, con llegada los viernes al mediodía y salidas los domingos por la noche, y se buscará restablecer estas conexiones con Madrid. También se estudiará revocar la tramitación de los proyectos de los teleféricos de Vega de Pas y Cabárceno.

El nuevo Gobierno quiere igualmente acabar con el “abandono” del sector primario, potenciando la industria agroalimentaria, elaborando un plan estratégico específico para el sector lácteo o creando una ley que regularice la pesca extractiva artesanal y el marisqueo. De igual modo, elaborará un nuevo plan forestal hasta 2035, y abordará el problema de los afectados por la Ley de Montes.

Además, retomará las inversiones en infraestructuras y comunicaciones, empezando por “reivindicar enérgicamente” al Estado el compromiso “asumido y firmado en 2011” para la construcción del AVE, más cuando “seguimos siendo noticia nacional”, con trayectos como el de ayer entre Santander y Valladolid, que duró 9 horas y 15 minutos, “el mismo tiempo” que tardaba el tren entre “Kansas y Oregón”, ha comparado Revilla. Cantabria también propondrá al Estado la conexión con Bilbao que enlace con la Y vasca y, después, con el Mediterráneo y Europa, así como acabar con el “abandono” de Liébana. En el ámbito autonómico, destaca un plan de choque para reactivar la obra civil o poner en valor la “gran inversión” en el Puerto pesquero-deportivo de Laredo.

El Gobierno, dispuesto a recuperar el Fondo de Cooperación Municipal, llevará cabo una política de vivienda de carácter social, favoreciendo el acceso a la misma incentivando el alquiler, y acometiendo medidas acordadas con Podemos, como un parque de vivienda pública para quienes la pierdan por un desahucio. Y en Medio Ambiente, se buscará una gestión del territorio “inteligente, eficiente y responsable”, defendiendo el Plan de Ordenación del Litoral y elaborando uno de Ordenación del Territorio.