Compartir

La Concejalía de Protección Civil ha pedido precaución a los vecinos frente a las altas temperaturas que se están produciendo estos días en la Comunidad de Madrid y que, según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología, se repetirán mañana y el viernes 3 de julio, lo que ha provocado la activación del nivel de alerta 2 en la región. 

Para prevenir los efectos del calor, Protección Civil ha difundido una serie de recomendaciones, teniendo siempre en cuenta que este no afecta a todos por igual y que la incidencia es mayor en las personas de más edad, los enfermos y los niños.

La primera teniente de alcalde y concejal de Protección Civil, Susana Sánchez Campos, ha revisado hoy los procedimientos del Servicio de Emergencias y los equipos y material del que se dispone para atender cualquier situación provocada por las elevadas temperaturas.

Las recomendaciones para protegerse del calor son las siguientes:

-Cerrar las persianas y echar los toldos de las fachadas expuestas al sol. Permanecer el mayor tiempo posible dentro de casa en la sala más fresca.

-Evitar salir a la calle en las horas más calurosas del día y si se hace, permanecer a ser posible a la sombra, eligiendo preferiblemente la mañana temprano o las últimas horas de la tarde. Cubrir la cabeza con un sombrero o gorra y vestirse con ropa ligera de colores claros. 

-No esforzarse demasiado cuando esté haciendo mucho calor. Evitar actividades como deporte, bricolaje, jardinería… 

-Usar protección solar adecuada al tipo de su piel, durante todo el día, renovando su aplicación cada dos horas.

-No dejar a nadie, sobre todo a niños y ancianos, en un vehículo expuesto al sol.

– Beber mucha agua o líquidos sin esperar a tener sed. Evitar las bebidas alcohólicas, café, té o cola y las muy azucaradas.

– Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales minerales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o zumos). 

Recomendaciones frente a un golpe de calor

El riesgo más grave de una exposición prolongada al sol es el denominado golpe de calor que puede causar la muerte o secuelas importantes si no hay un tratamiento inmediato. Algunos signos y/o síntomas que nos pueden ayudar a reconocer un golpe de calor son, entre otros, temperatura corporal elevada, piel caliente, enrojecida y seca (sin sudor), dolor de cabeza, nauseas, somnolencia y sed intensa, confusión, convulsiones y pérdida de conciencia. 

En caso de tener que actuar ante un golpe de calor tendremos que:

– Llamar a los servicios de emergencia 112 y/o la asistencia sanitaria más cercana.

– Colocar al enfermo en un lugar de sombra, quitarle la ropa para airearle y refrescarle con agua fría o hielo, sobre todo la cara y las axilas, sin introducirle en la bañera.

– Si está consciente, se debe colocar al enfermo con la cabeza ligeramente elevada y ofrecerle agua abundante en pequeñas dosis.

– Si está inconsciente, se debe tumbar de lado, con las piernas flexionadas.

– Nunca se deben ofrecer líquidos a personas inconscientes.