miércoles, 30 septiembre 2020 2:45

El Gobierno garantiza que España está “bien preparada” y afronta con “seguridad” la crisis griega

Guindos cree que el principal “aval y cortafuegos” de la economía española son las reformas y el crecimiento

MADRID, 29 (EUROPA PRESS TELEVISIÓN)

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado este lunes que España puede afrontar con “solvencia y seguridad” la crisis griega porque el país cuenta ahora con una economía más “fuerte” gracias a las reformas estructurales que ha llevado a cabo en los últimos años.

Al término de la reunión de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos convocada este mañana por la crisis de Grecia, la vicepresidenta ha indicado que Europa vive un “momento complicado”, pero la situación actual es diferente a la de 2011 y las reformas estructurales aprobadas permiten a España “afrontar esta crisis desde el punto de vista de una economía más fuerte, con un sistema financiero saneado y de los más solventes”.

En rueda de prensa junto al ministro de Economía, Luis de Guindos, Sáenz de Santamaría ha querido también dar “garantías a los españoles” de que el Gobierno está trabajando con “absoluta normalidad” en este momento, preparando el techo de gasto y el nuevo cuadro macroeconómico, que supondrá una mejora de las previsiones económicas.

“España nunca ha estado tan bien preparada”, ha afirmado sin ambages el ministro de Economía, al tiempo que ha afirmado que el país no cuenta con un plan de contingencia específico ante la eventual salida de Grecia del euro. La exposición española a Grecia asciende a 26.000 millones de euros, vía préstamos bilaterales y fondo de rescate europeo.

En este sentido, Guindos, quien ha estado en contacto con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el fin de semana, ha afirmado que el “principal aval” de España es el crecimiento económico, la creación de empleo, las reformas y la solvencia del sistema financiero. El titular de Economía ha reivindicado que las reformas emprendidas son fundamentales para superar “circunstancias difíciles” como las derivadas de la crisis griega.

Por ello, el ministro ha garantizado que las reformas estructurales y el crecimiento de la economía española sirven de “cortafuegos” ante la crisis del país heleno. “Nunca Europa y España habían estado tan bien preparados para este tipo de circunstancias. Estamos mucho mejor preparados que hace tres años”; ha ahondado.

CONFIANZA EN QUE GRECIA SEGUIRÁ EN EL EURO.

Guindos ha indicado que todo lo que no se ha hecho ya, no se puede hacer en este momento, al tiempo que ha emplazado a las doce horas de la noche del martes, momento en el que expira la prórroga del actual programa de rescate. “No puedo aceptar la hipótesis de que Grecia salga del euro”, ha afirmado.

El ministro ha defendido que toda la UE quiere que el país heleno siga en el euro “por el bien” de Grecia y por el del conjunto de Europa, y ha descartado que en las negociaciones se haya planteado una quita de la deuda helena.

EL 'CORRALITO' LO PAGA LA POBLACIÓN.

“El corralito afecta al día a día de la gente. Las consecuencias las está pagando la población griega”, ha reprobado Guindos al Gobierno de Tsipras, al recordar que un 'corralito' es una medida “excepcional, extraordinaria y muy negativa” con un impacto “extremadamente recesivo sobre la economía griega y la población”.

El ministro ha reiterado en varias ocasiones su confianza en que Grecia no abandone la zona euro y ha alertado de que esta posibilidad sería “la peor” para el país heleno. En cuanto al efecto sobre el resto de países, ha asumido que “todos viviríamos una mayor volatilidad, pero al final las incertidumbres se reconducirían”, ha señalado.

Guindos no ha considerado que el referéndum convocado sea un “chantaje”, si bien ha lamentado que supone un modificación “sustancial” de los términos que negociaban las partes, por ello, ha llamado al Ejecutivo hele no a analizar las consecuencias de sus decisiones y a recapacitar. “Cualquier gobierno responsable lo haría”, ha concluido.