Compartir

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Un equipo de científicos, liderado por el investigador de la Estación Biológica de Doñana-CSIC, José A. Godoy, ha generado un borrador de calidad y densamente anotado del genoma del lince ibérico. Es además, el primero borrador de un animal superior que se realiza en España.

Para ello, se ha aprovechado la experiencia de diversos equipo del país, algunos de los cuales ya habían participado en el primero borrador del genoma humano, y las grandes infraestructuras ya disponibles de generación masiva de datos de secuencia de ADN.

Según ha explicado Godoy, el proyecto se ha basado exclusivamente en tecnologías de secuenciación de segunda generación, lo que ha permitido mantener unos costes moderados pero que, al mismo tiempo, han planteado un “enorme reto” a la hora de ordenar los casi 3.000 millones de pares de bases que componen el ADN del lince.

Esto ha requerido la aplicación de estrategias, algunas de ellas novedosas, para lograr un genoma de alta calidad, y que serán de utilidad para la secuenciación de otros genomas similares en el futuro, según ha señalado el investigador.

En el proceso, se ha utilizado el ADN de Candiles, un ejemplar macho de seis años procedente del centro del Programa de Cría y Cautividad de Jaén. Pero también se han secuenciado otros 10 ejemplares, con el fin de tener representada la variación genética de las dos poblaciones remanentes en Andújar-Cardeña y Doñana-Aljarafe (ambas en Andalucía) y uno boreal (su pariente más cercano).

De este modo, se ha logrado identificar una gran variedad de elementos funcionales y estructurales, incluyendo alrededor de 20.000 genes que codifican las proteínas.

Este trabajo es uno de los 'Proyectos Cero Especies Amenazadas', una iniciativa de la Fundación General CSIC y Banco Santander, que tienen como fin buscar respuestas científicas para la conservación de la biodiversidad.

CINCO ESPECIES VEGETALES AMENAZADAS

Además del estudio del Lince, otros cuatro investigadores han presentado sus resultados. Como el investigador del Real Jardín Botánico de Madrid-CSIC, Pablo Vargas, quien ha presentado cinco especies vegetales en peligro de extinción y que, además, presentan mayor urgencia para la conservación dentro de la flora española: Avellara, Castrillanthenum, Gyocaryum, Naufraga y Pseudomisapates.

Vargas ha destacado que las cuatro primeras pueden ser consideradas “fósiles vivientes”, es decir, que son especies que aparecieron hace muchos millones de años y que no tienen en la actualidad parientes vivos. Su investigación ha permitido conocer aspectos vitales de la biología de estas plantas para poder determinar su capacidad de supervivencia en el futuro.

En otro de los trabajos presentados, su investigador principal, Lluís Brotons (Centro Tecnológico Forestal de Cataluña), plantea que, con las tasas actuales de extinción y la pérdida de la biodiversiad, es necesario desarrollar estrategias de conservación integradas con las actividades realizadas por el hombre en este medio, especialmente en ecositemas altamente modificados por la actividad humana, como los sistemas agrícolas.

Así, partiendo del análisis de estrategias de conservación usadas en especies como el aguilucho cenizo, pretende obtener respuestas ante el amplio consenso sobre la necesidad de conciliar desarrollo socioeconómico y la conservación de la naturaleza.

LOS ANFIBIOS, UN POCO MÁS A SALVO

Por otra parte, el científico Jaime Bosch, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN), ha llevado a cabo un estudio profundo de la ecología de los agentes patógenos causante de ciertas enfermedades emergentes que, según ha advertido, están llevando a los anfibios al borde del colapso.

Además, Bosch ha estudiado los mecanismos relacionados con la susceptibilidad y la respuesta inmune a estas dolencias, así como sobre sus efectos reales sobre las poblaciones de anfibios a largo plazo. El experto explica que, con esta información básica se pondrán en marcha nuevas iniciativas novedosas para mitigar los nocivos efectos de estos agentes y protocolos de actuación para eliminar del medio algunos de estos patógenos.

Por último, su colega de MNCN, Annie Machordom, ha presentado su proyecto 'Reproducción en cautividad de una especie en peligro de extinción: Patella Ferruginea', desarrollado durante tres años y que ha logrado completar, en condiciones de laboratorio, todo el desarrollo embrionario y larvario de la especie y, lo que es más importante, conseguir ejemplares juveniles a partir de larvas obtenidas en laboratorio, que han alcanzado la madurez sexual. Por tanto ha logrado completar el ciclo biológico de la especie.

COMPROMISO CON EL MEDIO AMBIENTE

El acto ha comenzado con la intervención del presidente del director general de la Fundación General CSIC, Miguel García Guerrero, quien ha resaltado que la desaparición de otros seres vivos con los que el hombre convive, además de suponer “una pérdida irreparable” para el árbol de la vida, afecta significativamente al bienestar humano. “Desde la Fundación General CSIC llamamos al compromiso con el medio ambiente como valor esencial en el desempeño de cualquier actividad humana”.

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo del Banco Santander, Rodrigo Echenique, ha agradecido a los responsables de los Proyectos Cero por su “contribución al avance de la ciencia y el conocimiento de España”.

“Su trabajo nos ayuda a ser una sociedad más abierta y mejor preparada para comprender los desafíos de un mundo en acelerado proceso de cambio y digitalización”, ha concluido.

Finalmente, el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Emilio Lora-Tamayo, ha señalado esta iniciativa como “un proyecto de ciencia moderna, multidisciplinar y orientada a dar respuesta a uno de los grandes retos de la sociedad: la conservación de la biodiversidad”. “Un proyecto que ha supuesto 1.100.000 de euros de inversión, el trabajo de casi 60 investigadores a lo largo de cuatro años y la participación de doce instituciones, dos de ellas internacionales”, ha destacado.