Compartir

SEVILLA, 23 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía de Sevilla ha decidido archivar las diligencias de investigación abiertas el pasado mes de febrero por los cánticos vejatorios proferidos desde el fondo sur del estadio Benito Villamarín contra la exnovia del futbolista Rubén Castro, para quien la Fiscalía pide dos años y un mes de cárcel por maltratar y amenazar a su ex.

En este sentido, fuentes judiciales han informado a Europa Press de que, tras abrir de oficio esta investigación y llevar a cabo las diligencias oportunas, el departamento que dirige María José Segarra ha tomado la decisión de decretar el archivo de la misma.

Fue la propia fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, la que tomó la decisión de abrir unas diligencias para investigar dichos hechos, algo que se hizo de oficio y después de que ninguna institución hubiera interpuesto denuncia alguna al respecto, según han recordado las fuentes consultadas por Europa Press.

Durante un partido disputado el pasado mes de febrero en el Benito Villamarín, un grupo de aficionados situado en el fondo sur del estadio comenzó a cantar contra la exnovia del delantero canario, que está acusado de cuatro presuntos delitos de maltrato y uno de amenazas. “Rubén Castro alé, Rubén Castro alé, no fue tu culpa, era una puta, lo hiciste bien”, se pudo escuchar.

EL BETIS SIENTE “REPUGNANCIA”

De su lado, el presidente del Real Betis, Juan Carlos Ollero, ya subrayó que el club verdiblanco siente “repugnancia” por los cánticos proferidos por un sector de la afición como muestra de apoyo a Rubén Castro y a favor de la violencia de género, los cuales “destruyen el honor” de los hinchas béticos.

“Yo no creo que las personas que hayan realizado esos cánticos representen a nada ni a nadie que tenga que ver con el Real Betis Balompié, me parecen francamente repugnantes. No comprendo cómo se puede hacer elogios o panegíricos de la violencia, y menos todavía con la violencia sobre la mujer, en particular”, aseguró Ollero tras acudir a un acto institucional.

Los autores de los cánticos podrían ser sancionados con multas individuales de hasta 60.000 euros y la prohibición de acceso a recintos deportivos por un plazo máximo de dos años. Además, se les podría imponer la sanción de realizar trabajos en favor de la comunidad.

Así consta en el articulado de la Ley Contra la Violencia en el Deporte que, desde 2007, regula este tipo de conductas tanto en los estadios como en sus aledaños con multas que pueden ascender hasta los 650.000 euros en las infracciones calificadas como muy graves, es decir, cuantías superiores a las que recoge la propia Ley de Seguridad Ciudadana.

DOS AÑOS DE CÁRCEL

Cabe recordar que la Fiscalía ha solicitado dos años y un mes de cárcel para Rubén Castro por cuatro delitos de maltrato y un quinto delito de amenazas leves hacia su exnovia, contra la que van dirigidos los cánticos, ya que considera que la habría agredido físicamente en cuatro ocasiones y le habría mandado un mensaje de texto amenazante a su teléfono móvil.

Recientemente, la juez de Violencia sobre la Mujer número 3 de Sevilla confirmó el auto de procedimiento abreviado dictado a finales del pasado año contra el jugador del Real Betis, rechazando de este modo los recursos que la acusación particular y la defensa del jugador presentaron contra dicho auto.

Así, y según las fuentes consultadas por Europa Press, la acusación particular que ejerce la exnovia del futbolista recurrió la decisión de la juez de archivar la denuncia interpuesta contra Rubén Castro por los delitos de agresión sexual y maltrato habitual, pero la juez ha rechazado esta pretensión.

PENDIENTES DE LA AUDIENCIA

De su lado, la defensa del delantero recurrió el auto y pidió el archivo al entender que no hay pruebas de que se hayan cometido ninguno de los delitos que presuntamente se le atribuyen, lo que también ha sido desestimado por la juez.

Tanto la acusación particular como la abogada de Rubén Castro han recurrido en apelación ante la Audiencia Provincial de Sevilla la resolución de la juez, aunque estos recursos se están tramitando todavía en el Juzgado y no han sido elevados a la Audiencia.