miércoles, 12 agosto 2020 11:28

Pyongyang condena a trabajos forzados de por vida a dos surcoreanos acusados de espionaje

SEÚL, 23 (Reuters/EP)

El Tribunal Supremo de Corea del Norte ha condenado a dos surcoreanos a trabajos forzados de por vida, según ha informado este martes la agencia de noticias surcoreana Yonhap, citando a la emisora radiofónica norcoreana.

Los dos hombres, que fueron arrestados en marzo, han sido acusados de conspiración, entrada ilegal en el país y espionaje. Pyongyang sostiene que ambos trabajaban como espías para el Servicio de Inteligencia Nacional surcoreano (NIS) desde la ciudad de Dandong, situada en la frontera con China. La agencia de Inteligencia surcoreana ha negado esas acusaciones.

Los condenados, identificados como Kim Kuk Gi y Choe Chun Gil, aseguraron en una entrevista en mayo para la cadena estadounidense CNN que habían espiado para Corea del Sur.

Los dos se encuentran entre los cuatro ciudadanos surcoreanos detenidos en Corea del Norte, incluyendo al misionero Kim Jung Wook, acusado de haber creado una iglesia clandestina, y a Joo Won Moon, estudiante surcoreano de 21 años de la Universidad de Nueva York que contaba con el permiso de residencia estadounidense. Las autoridades surcoreanas han instado a Corea del Norte a que devuelva a los cuatro ciudadanos.

En 2014, Pyongyang puso en libertad a tres ciudadanos estadounidenses, incluido Kenneth Bae, misionero de origen coreano que había sido detenido durante dos años.

La sentencia se ha hecho pública después de que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos haya puesto un funcionamiento una delegación en Seúl este mismo martes que se encargará de observar la situación de los Derechos Humanos en Corea del Norte.

Ambos países se encuentran técnicamente en guerra después de su conflicto de 1950 a 1953, que terminó con una tregua en lugar de con un tratado de paz. Corea del Norte, uno de los regímenes más herméticos del planeta, ha sufrido en los últimos años importantes sanciones por parte de las potencias occidentales como respuesta a sus programas nucleares.

Artículos similares