Compartir

SANTANDER, 22 (EUROPA PRESS)

El secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, ha recalcado que el “cierre total” de la cueva de Altamira “no garantizaría” su preservación y ha señalado que, por tanto, ahora es “más necesario que nunca” un seguimiento “continuo” para detectar cualquier incidencia, para lo que se mantendrá el actual programa de investigación para la conservación preventiva de este bien cultural, que seguirá de forma permanente, y también las visitas experimentales al comprobarse que, por el momento, no han provocado “ningún tipo de deterioro” en la cavidad.

Así lo ha señalado Lassalle en la inauguración de la V Escuela de Arte y Patrimonio Cultural Marcelino Sanz de Sautuola en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y en declaraciones realizadas posteriormente a los medios de comunicación, a los que ha explicado que este plan de conservación de Altamira “no tiene previsto acabar” y se mantendrá como una “parte fundamental” de la actividad del Museo Nacional de Altamira.

El mantenimiento de esta actividad significará, por tanto, seguir “monitorizando” el estado de la cueva en todo momento para “salvaguardar” así su “estabilidad”, impidiendo “cualquier incidente grave” en torno a su conservación, eso sí “dentro del grado de fragilidad” que, según ha reconocido Lassalle, tiene Altamira y sus pinturas rupestres, tanto desde el punto de vista geológico como ambiental.

Por ello, ha apuntado que “uno de los mayores avances” del programa de investigación que se puso en marcha en Altamira hace dos años, y que continuará, ha sido la “constatación prácticamente en tiempo real de la evolución de los procesos de pérdida de pigmentación” en la cueva.

Respecto a este proceso, ha explicado que, “desgraciadamente”, “no hay capacidad humana” para frenarlo pues se trata de un proceso natural que se está produciendo desde hace 30.000 años, desde que fue pintada por primera vez.

A pesar de ello, Lassalle se ha mostrado “convencido” que las actuaciones llevadas a cabo contribuyen a ofrecer los “medios” para garantizar la “perdurabilidad” de Altamira. Así, ha destacado el “valor ejemplar” del estudio integral desarrollado por el consejero del director general del Centro Internacional de Estudios para la Conservación y Restauración de Bienes Culturales (ICCROM), Gäel de Guichen, en la cueva que, según ha explicado, pone el “énfasis” en la conservación preventiva.

En la inauguración, también ha participado el director del Museo de Altamira, José Antonio Lasheras, codirector de la Escuela de Arte y Patrimonio Cultural que se va a desarrollar hasta el viernes en la UIMP, quien ha explicado que conservación preventiva abarca “todo aquello” que se puede hacer en materia de preservación sin “alterar” la “naturaleza física”.

La otra directora de esta actividad académica, que es la restauradora del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), Concepción Cirujano, ha apuntado a la “difusión” como “la base” de la conservación preventiva y ha resaltado el hecho de que todos los ciudadanos conozcan “cómo se investiga para conservar”.

Y en este sentido, el subdirector general del IPCE, Alfonso Muñoz, ha resaltado el valor del plan de conservación preventiva de Altamira y al programa de investigación que, con este fin, se ha llevado a cabo entre 2012 y 2014 y que ha estado liderado por el Instituto del Patrimonio Cultural y que, a su juicio, ha permitido avanzar “mucho” en el conocimiento de esta cueva de Santillana del Mar.

De hecho, ha asegurado que el de Altamira es el “proyecto más importante” del IPCE y –considera– es una aportación “muy relevante” para garantizar la conservación de este bien de cara al futuro.

Sobre esto último, el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas, Miguel Ángel Recio, ha subrayado que el patrimonio cultural “no es nuestro” sino también de las generaciones futuras, por lo que ha insistido en la importancia de preservarlo, una tarea que, según ha dicho, deben abordar “juntas” todas las instituciones y organismos implicados.

PRÓXIMO PATRONATO DE ALTAMIRA

Tras la inauguración de esta V Escuela de Arte y Patrimonio, Lassalle ha sido cuestionado también por la próxima celebración de un Patronato de Altamira, algo que ha confiado que se produzca “a lo largo del verano”.

Según ha explicado, en él se abordará la incorporación formal como patronos de Ana Botín y Javier Botín.