Compartir

PARÍS, 18 (Reuters/EP)

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Fabius, visitará Oriente Próximo este fin de semana con el objetivo de acercar posturas entre Israel y Palestina y proponer conversaciones de paz bajo el amparo internacional en medio de la creciente inestabilidad regional.

Estados Unidos lideró el año pasado los esfuerzos para conseguir una solución basada en dos Estados, pero las conversaciones fracasaron en abril de ese año, lo que debilitó a los líderes de ambas partes. Sin embargo, con la crisis que vive la región, el país galo ve una oportunidad para reanudar las negociaciones.

Fabius estudiará las posibilidades para esta iniciativa con los ministros de la Liga Árabe este sábado en El Cairo y el domingo con el presidente palestino, Mahmud Abbas, en Ramala y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en Jerusalén.

“No podemos seguir aislando el conflicto israelí-palestino del contexto regional”, ha afirmado un diplomático francés. Asimismo, ha agregado que si el problema continúa sin resolver, los grupos radicales como Estado Islámico tomarán la causa palestina como suya.

París espera convencer a los estados árabes, a la Unión Europea y a miembros del Consejo de Seguridad para presionar a las dos partes para hacer concesiones. “El método para llegar a una solución definitiva ha sido hasta ahora reunirse cara a cara con los estadounidenses como mediador honesto, pero este método ha fracasado”, ha agregado el diplomático.

“Esto necesita apoyo internacional”, ha sentenciado. Francia se ha centrado hasta el momento en una posible resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que establezca los parámetros de una negociación y una fecha límite para completar las conversaciones.

ISRAEL, DESPREOCUPADO

El viaje tendrá lugar antes de que terminen las conversaciones entre las potencias occidentales e Irán, aunque Washington ha dejado claro que no intervendrá en las conversaciones de Oriente Próximo hasta que la situación de Irán esté clara.

Netanyahu resaltó su oposición a la iniciativa francesa en declaraciones que hizo el 10 de junio. “Están aquellos que intentan imponer a Israel condiciones en el Consejo de Seguridad porque no hay conversaciones y aquellos proclaman que los peligros que enfrentamos no son reales”, dijo. “Creo que esto aleja más la paz”, remachó. Las autoridades israelíes parecen despreocupadas, quizás porque calculan que pueden presionar a Estados Unidos y a otros miembros del Consejo de Seguridad para disuadir o terminar con la iniciativa.

Los palestinos aseguran que cualquier resolución debe incluir una fecha para el fin de la ocupación, tienen que establecer un claro marco de referencia sobre las fronteras de 1967 y garantizar que Jerusalén Este sea la capital del Estado de Palestina.