Compartir

BARCELONA, 19 (EUROPA PRESS)

Seis estaciones de la Línea 1 de Metro del centro de Barcelona se han cerrado a primera hora de la tarde de este viernes por la gran presencia de humo en la de Universitat.

Sin ningún convoy perjudicado, afecta a las estaciones de Rocafort, Urgell, Universitat, Catalunya, Urquinaona y Arc de Triomf, han explicado a Europa Press fuentes municipales.

DOS ATENDIDOS LEVES

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha atendido a dos trabajadores del Metro y a dos guardias urbanos por inhalación leve de humo.

La circulación afecta a estas paradas de Metro aunque la única estación con humo es la de Universitat, donde los Bomberos de Barcelona buscan el foco –el origen se desconoce–desde las 14.07, cuando han recibido el aviso.

Así, la L1 del Metro solo funciona de Fondo a Marina y de España a Bellvitge, y se han tenido que cerrar estas seis paradas pese a que solo está afectada la de Universitat debido a que la configuración de la línea no les permite hacer la maniobra de cambio de sentido entre Arc de Triomf y Rocafort.

CORDÓN EN UNIVERSITAT

Los efectivos de emergencias han acordonado la plaza Universitat por prevención, después de que se desalojara la estación ante la aparición de humo, aunque a las 15 horas ya no se podía ver desde el exterior, ha podido comprobar Europa Press.

Según ha informado el consistorio, han activado a seis dotaciones de los Bomberos de Barcelona, que trabajan para buscar el foco del humo, y se desconoce su origen y si es un incendio.

En el lugar también se han desplazado ambulancias del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana.

TESTIGOS

Una mujer que trabaja en una tienda en el Metro ha explicado a Europa Press que sobre las 14.05 horas ha empezado a verse humo que cree que venía del andén de la L1, y que inmediatamente han desalojado la estación de forma ordenada y sin que se haya generado alarma, ha dicho.

Otra mujer, que se disponía entrar a la estación cuando ha empezado a salir humo y que se dirigía luego a la parada de Urgell pensando que estaba abierta, ha relatado que en Universitat olía fuertemente a quemado y que se veía salir un humo oscuro a través de las rendijas de ventilación.