Compartir

LONDRES, 17 (Reuters/EP)

El primer ministro de Reino Unido, David Cameron, ha manifestado este miércoles que está “perdiendo la paciencia” por el retraso de la investigación británica sobre el papel de su país en la invasión a Irak en 2003 y ha urgido a que se publiquen las conclusiones “urgentemente”.

La pesquisa, que debería arrojar luz sobre cómo el entonces primer ministro Tony Blair decidió formar parte en esta guerra a pesar de la oposición de la mayoría de británicos, fue anunciada en 2009 y en un principio debería haber tardado sólo un año.

Casi seis años después, el jefe de la investigación, John Chilcot, alega que no puede decir cuándo estará finalizada debido a su complejidad y a la necesidad de obtener respuestas de personas criticadas en el informe.

Cameron le ha hecho llegar a Chilcot una carta en la que le manifestaba su malestar por la prolongada tardanza. “Desde que se estableció la investigación hace casi seis años, los británicos, en particular aquellos que sirvieron en Irak y los que perdieron a sus seres queridos en el conflicto, esperan los resultados”, ha escrito. “Estamos perdiendo la paciencia”, ha remachado.