Compartir

La pieza sugiere movimientos de la danza y reflexiona sobre la naturaleza

BARCELONA, 17 (EUROPA PRESS)

Las instalaciones del Sónar de Día, en el recinto de Montjuïc de Fira Barcelona, exhibirán una escultura cinética con gran componente poético y “emocional” con banda sonora de Olafur Arnalds creada para la ocasión, ha destacado este miércoles el director creativo del estudio berlinés Art+Com –artífice de la pieza–, Jussie Ängeslëva.

En la presentación de la escultura monumental, que forma parte del proyecto Planta fruto de la unión de Sónar y la Fundació Sorigué, Ängeslëva ha evidenciado la complejidad mecánica del trabajo, pero ha pedido a la audiencia dejar de lado las cuestiones técnicas y dejarse seducir por la “expresión emocional” de la pieza.

La escultura 'RGB/CMY Kinetic', que se estrenará mundialmente en el festival, es una escultura suspendida en el espacio que se manifiesta como una coreografía de luz, bebiendo de la tradición del arte cinético y del 'light art', movimientos importantes del siglo XX.

En la pieza, cinco discos reflectantes se elevan sobre el espacio de la instalación, reflejando la luz de tres focos que proyectan los colores primarios sobre una gran pantalla instalada en el suelo.

El movimiento preciso y armonioso de los discos, a través de un sistema de motores y cables, se utiliza para descomponer la luz emitida por los focos en múltiples tonalidades distintas que inundan la pantalla, mezclándose con una coreografía sonora.

OLAFUR ARNALDS: “ES COMO SI LOS DISCOS TOCARAN EL PIANO”

El compositor islandés Olafur Arnalds ha desvelado que en su proceso de creación tomó la referencia de la posición –ascendente o descendente– de los discos y su movimiento para asignarles un tono, y así es como discurrió la melodía que fluye “como si los discos tocaran el piano”.

Arnalds, que ya había colaborado con el estudio berlinés considerado vanguardista en la exploración de los lenguajes contemporáneos, tomó el reto de trabajar en la coreografía de los discos como si de humanos se tratase, y es que ha comparado estos movimientos con los de un grupo de bailarines.

En total, ha ideado tres canciones para la pieza de 500 metros cuadrados y 12 metros de alto, que “conecta con lo invisible” y supone una superposición del movimiento muy intensa, que Ängeslëva ha invitado a experimentar.

NATURALEZA E INGENIERÍA

La pieza reflexiona sobre la naturaleza a través de la ingeniería y propone una experiencia multisensorial y espacial en la que la tecnología permanece escondida.

Junto al codirector del Sónar, Enric Palau, y el comisario de Sónar+D, José Luis de Vicente, la directora de la Fundació Sorigué, Anna Vallés, ha agradecido a Sónar la colaboración, y ha dicho que la pieza podría itinerar a otros emplazamientos en el futuro.