Compartir

TOLEDO, 12 (EUROPA PRESS)

La portavoz del PP en Castilla-La Mancha, Carmen Riolobos, ha reiterado, respecto a la reunión que mantendrán la próxima semana los 'populares' con el PSOE regional, que su formación ya tiene un equipo negociador, formado por el secretario general del partido, Vicente Tirado; el coordinador de Organización, Antonio Serrano; y el portavoz del Grupo Popular en las Cortes, Francisco Cañizares, y que los socialistas que “no serán una excepción”.

A preguntas de los medios por un posible encuentro entre el secretario regional del PSOE y candidato a la Presidencia de la Junta, Emiliano García-Page, y la presidenta regional en funciones, María Dolores de Cospedal, Riolobos ha asegurado que “nadie tiene que imponer nada”, reiterando que los 'populares' tienen claro que estas tres personas serán sus representantes y que ellos son los que se van a reunir con PSOE, Podemos y Ciudadanos.

La portavoz ha apuntado que estos encuentros son “reuniones de trabajo importantes porque se va a hablar de programas y de lo que preocupa a los castellano-manchegos”, y ha manifestado, en referencia a su propio partido, que “es normal que el partido ganador de unas elecciones establezca una ronda de contactos con el resto de fuerzas”.

Respecto al contenido de las reuniones, también ha comentado que “el PP ha hecho un magnífico trabajo durante cuatro años y tendrá que explicar qué es lo que ha hecho y qué esperan los ciudadanos que se haga”.

Asimismo, ha afirmado que los encuentros se producirán “a iniciativa del PP” y los ha justificado en que PSOE y Podemos “tienen representación” en las Cortes y en que Ciudadanos “ha tenido mucha representación en los ayuntamientos y tiene mucho que decir”.

En cuanto al candidato socialista a la Presidencia de la región, Riolobos se ha mostrado convencida de que “va a incumplir su programa”, añadiendo que “hay una honda preocupación por la incertidumbre que plantea un gobierno que no explica qué va a hacer”.

Además ha señalado que su partido no considera correcta “la actitud” del candidato socialista, alegando que “hay un oscurantismo total” en sus negociaciones con Podemos y “en lo que quiere hacer por y para Castilla-La Mancha”.