Compartir

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha celebrado este jueves que el Gobierno francés se ha “desmarcado” de la Conferencia Humanitaria por la Paz en el País Vasco, organizada en la sede la Asamblea Nacional gala por el Grupo Internacional de Contacto -mediadores en el conflicto-, la Ligue des Droits de l'Homme y el movimiento civil Bake Bidea. Además, ha recalcado que la banda tiene que asumir que es “un cadáver al que sólo le queda el certificado de defunción”.

En declaraciones en el Congreso, Fernández Díaz ha remarcado que el Ejecutivo del primer ministro Manuel Valls, anterior titular de Interior, ha “fijado claramente su posición” incidiendo en que es la misma que la del Gobierno español es decir, que Francia exige “la disolución incondicional de ETA” y la entrega de sus armas.

Fernández Díaz ha hecho hincapié en que esa disolución incondicional “se producirá por las buenas o las malas” y que también ha quedado demostrado con la última operación conjunta de los dos países que tuvo lugar en Biarritz que “o entregan las armas” o “se las quitarán” la Fuerzas de Seguridad.

“ETA tiene que asumir que ha sido derrotada, que forma parte del pasado y que no tiene que decir más que que se disuelve”, ha añadido, reiterando que la banda es “un cadáver al que sólo le queda el certificado de defunción”.