Compartir

El exsacerdote se queja de la publicidad “totalmente gratuita e innecesaria” dada por el Arzobispado a su condena

GIJÓN, 10 (EUROPA PRESS)

El exsacerdote asturiano Jesús María Menéndez Suárez, conocido por todos como 'padre Chus' ha dejado claro este miércoles que “jamás” ha abusado de menores, supuesto motivo por el que fue recientemente expulsado del estado clerical por el Papa Francisco.

Así lo ha señalado a través de una carta abierta al arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, y remitida a los medios de comunicación, en la que ha anunciado que se defenderá con los medios que la Ley ponga a su alcance, incluidas, si fueran necesarias, actuaciones tanto civiles como penales en reparación de su honor y buen nombre contra todas las personas responsables, clérigos o no.

“Estaba convencido de que bajo ningún concepto las mentiras y falsedades vertidas contra mí podrían hallar acogida ante los Tribunales Eclesiásticos, sino que al final sería la verdad la que terminaría imponiéndose”, ha confesado. Por este motivo, ha indicado que es indescriptible su “dolor y tristeza” al comprobar que no ha sido así, al tiempo que ha tildado de “injusta” su condena.

Se ha quejado, además, de que desde el Arzobispado se haya dado publicidad “totalmente gratuita e innecesaria” a la condena que le han impuesto desde la Santa Sede, lo que suma a esta el daño al honor y contradice las propias normas del Derecho Canónico. Con base a ello, se considera legitimado para romper su silencio y para expresar su “absoluta e inequívoca” repulsa a los abusos a menores, así como su solidaridad con las posibles víctimas. “Yo jamás he cometido tales hechos”, ha reiterado.

Ha enfatizado, además, que los hechos que dieron lugar a su condena por el procedimiento canónigo son los mismos por los que un tribunal penal procedió al sobreseimiento de la causa por no estar “justificada” la comisión del delito por el que se le acusaba. A esto ha sumado que, en caso de que tales hechos hubieran ocurrido, no serían delito porque las supuestas víctimas eran mayores de 16 años.

También ha lamentado no haber tenido posibilidad de defensa como hubiera sido menester, a lo que ha agregado que el Decreto que le condena le viene a privar de lo que constituye la razón de su existencia y a lo que ha encomendado su vida, según él.

El 'padre Chus', asimismo, ha manifestado que le gustaría pedir audiencia al Papa Francisco para explicar las circunstancias de su caso. “Estoy seguro de que en Su Santidad hallaría la comprensión que no he encontrado en las autoridades diocesanas”, ha apuntado. También ha aprovechado para agradecer las muchas muestras de afecto y apoyo recibidas.