Compartir

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias ha avisado por tormentas a las zonas del interior de la mitad norte peninsular y que podrían ser fuertes en Castilla y León, Cantabria, La Rioja, Navarra, Madrid, Aragón, Cataluña y norte de Castilla-La Mancha.

Además, advierte de que en esas zonas, las precipitaciones podrán acumular hasta 20 litros por metro cuadrado en una hora.

Ante esta situación, Protección Civil y emergencias recomienda que frente a las lluvias intensas se disminuya la velocidad si se va conduciendo, se extremen las precauciones y no detenerse en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua. Además, en caso de tener que viajar aconseja circular preferentemente por carreteras principales y autopistas y, si comienza a llover de manera torrencial, tener en cuenta que existe riesgo de inundación.

También recuerda que no se debe atravesar con vehículo ni a pie, los tramos inundados, porque desconoce lo que puede haber debajo del agua y localizar los puntos más altos de la zona, así como no intentar salvar su automóvil en medio de una inundación.

Asimismo, si se encuentra en el campo, recomienda alejarse de ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas y evitar atravesar los vados inundados, así como dirigirse a los puntos más altos de la zona.

En todo caso, apunta que el “difícil pronóstico” de los fenómenos tormentosos aconseja mantenerse informado en todo momento de la posible evolución de los cambios meteorológicos.

Por otro lado, ante el riesgo de tormentas, Protección Civil indica que el peligro de las tormentas para las personas se produce, fundamentalmente, en campo abierto. No obstante, en los núcleos urbanos también hay peligro de caída de rayos, por lo que es conveniente colocarse cerca de los edificios para protegerse.

En las viviendas aconseja evitar las corrientes de aire. Si va conduciendo, un vehículo cerrado puede ser un buen refugio. En caso de verse sorprendido por una tormenta en el campo, Protección Civil recomienda evitar correr y permanecer en lugares elevados, como los altos de las colinas, crestas o divisorias, así como no refugiarse bajo los árboles y alejarse de alambradas y objetos metálicos.

En el caso de riesgo de inundaciones, insta a mantenerse permanentemente informado, a través de la radio y de otros medios de comunicación, de las predicciones meteorológicas y del estado de la situación; no conducir en áreas inundadas; abandonar el automóvil y buscar un terreno más alto cuando se vea rodeado por una corriente de agua.

Finalmente, recomienda circular preferentemente, por carreteras principales y autopistas; alejarse de vías y torrentes y no tratar de atravesar a pie vados inundados o corrientes de agua, al tiempo que si debe evacuar el domicilio recuerda la importancia de trasladar los artículos esenciales a los pisos más altos, cerrar la toma principal de la electricidad y gas y seguir las instrucciones de las autoridades.