Compartir

ANKARA, 10 (Reuters/EP)

El líder de la formación prokurda Partido Democrático Popular (HDP), Selahattin Demirtas, ha acusado al Gobierno turco de no intervenir para frenar la violencia que se ha registrado en las regiones del este del país con mayoría de población kurda tras los comicios del domingo.

“El primer ministro (Ahmet Davutoglu) y el presidente (Recep Tayyip Erdogan) están ausentes. Podríamos pensar que están esperando a que el país se precipite hacia una guerra civil y entonces puedan decir 'mirad que importante es el AKP'”, ha afirmado Demirtas, en referencia al partido gubernamental, en unas declaraciones en un encuentro con periodistas.

De esta forma, el dirigente del partido prokurdo ha apuntado a la responsabilidad de las autoridades turcas en los choques de este martes en la ciudad de Diyarbakir, que dejaron al menos tres muertos. Los enfrentamientos se originaron tras la muerte violenta de Aytac Baran, un líder islamista de la ciudad.

En las elecciones del pasado domingo, el HDP obtuvo un histórico 13 por ciento de los votos y se convirtió en la primera formación kurda que entra en la cámara baja turca y privó al AKP de una mayoría parlamentaria. El HDP ha denunciado que ha sufrido 140 ataques durante la campaña electoral, en lo que consideran que es un intento de vincularles a grupos violentos.

Según Demirtas, casi todos los ataques provienen de un “mismo centro”, y ha asegurado que los agresores tenían vínculos con combatientes del Estado Islámico en Siria.

Así, este martes Baran, responsable de la organización Yeni Ihya Der, fue tiroteado cuando salía de su oficina en el distrito de Sehitlik. Su grupo está vinculado al partido islamista Huda Par, que se hizo especialmente popular entre los simpatizantes de la milicia turca Hezbolá.

Tras el ataque, miembros de YeniIhya Der que habían acudido al lugar de los hechos dispararon al aire y se enfrentaron a los periodistas, según testigos.