Compartir

SANTANDER, 11 (EUROPA PRESS)

El comerciante chino que en noviembre de 2013 apuñaló a un menor en Torrelavega será condenado a cuatro años y seis meses de cárcel, tal y como se ha acordado este miércoles en el juicio previsto contra él en la Audiencia de Cantabria y que no ha llegado a celebrarse, al haber habido conformidad entre las partes (Fiscalía, Defensa y Acusación Particular).

El hombre, que se ha mostrado de acuerdo con la calificación de los hechos -homicidio en grado de tentativa- y la pena solicitada, se ha mostrado arrepentido y ha pedido perdón por lo ocurrido. “Me arrepiento y pido perdón”, ha expresado en el derecho a la última palabra en el juicio, que ha quedado visto para sentencia.

En la sesión, en la Sección Tercera de la Audiencia y en la que el procesado ha estado acompañado por un intérprete de chino, se ha acordado rebajar a cuatro años y seis meses la pena de cárcel -frente a los 6 años que pedía la Fiscalía o los 9 y medio interesados por la Acusación Particular- al entender que se trata de un homicidio en grado de tentativa acabada (o delito frustrado), lo que reduce un grado la pena.

Además, se ha tenido en cuenta la como atenuante “muy cualificada” la reparación del año, ya que el comerciante chino -en prisión preventiva desde que ocurrieron los hechos- ha consignado la cantidad de 26.000 euros como responsabilidad civil para la reparación parcial del daño causado, extremo que rebaja en otro grado la condena a interponer.

Asimismo, deberá abonar la indemnización por las secuelas causadas al menor que se determinen en fase de la ejecución de sentencia, según se establezca en el informe de sanidad o médico forense.

En la sesión, al estar el acusado conforme con los hechos y las penas, las partes no han considerado necesario su interrogatorio y han renunciado también a la declaración de los testigos y a la realización de las pruebas y emisión de informes, por lo que han elevado a definitivas las conclusiones conformadas.

Asimismo, han trasladado a la sala que la sentencia se dicte y comunique cuanto antes, para que, al descontar el tiempo que lleva en prisión, el acusado pueda disfrutar de beneficios penitenciarios.