Compartir

Todos los grupos presentan como texto alternativo al del PP la ley en vigor, aunque IU y ERC con matices

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El PSOE, Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), ERC y BNG forzarán el jueves de la próxima semana en el Congreso una nueva votación en la que solicitan la retirada de la tramitación de la proposición de ley del PP para reformar puntualmente la vigente regulación del aborto, que haría obligatorio el consentimiento paterno para las menores de 16 y 17 años que quieran interrumpir su gestación, según han confirmado a Europa Press en fuentes parlamentarias.

Fue el pasado 14 de abril cuando se admitió a trámite en el Pleno del Congreso esta proposición de ley con los votos del Grupo Popular, los seis diputados de Unió (UDC), el de Foro de Asturias y el de UPN, y sin el apoyo de cinco diputados PP que optaron por el voto en contra, la abstención o no participar en la votación por discrepancias con la iniciativa.

Así, PSOE, Izquierda Plural, ERC y BNG han presentado este martes sus enmiendas de totalidad al texto del PP, en las que piden la retirada de la reforma de la tramitación. Al tratarse de una proposición de ley que ya fue admitida a trámite por el Congreso, es obligatoria la presentación de un texto alternativo al de la propuesta principal.

MANTENER LA LEY DE 2010

Todos, según confirmaron a Europa Press, han presentado como alternativa al texto del PP el articulado de la Ley del Aborto de 2010, aunque la Izquierda Plural ha querido añadir un cambio para “reforzar el artículo 5 de prevención y educación sexual”, según han asegurado fuentes de la formación.

ERC, por su parte, ha presentado una enmienda de devolución que, entre otros puntos, plantea la el acceso universal a todos los anticonceptivos, su gratuidad para los jóvenes y colectivos con especiales necesidades, el aborto dentro de las primeras 22 semanas de gestación.

Sobre la objeción de conciencia quiere que ésta sólo sea personal, no pudiendo acogerse los centros sanitarios, y los republicanos catalanes proponen incorporar la formación en salud sexual y reproductiva al sistema educativo en todas sus etapas.

ES UNA BUENA LEY

En general, todos los grupos de la oposición, salvo Uniò, Foro de Asturias y UPN, coinciden en que la vigente normativa es “buena” y no es necesario cambiarla porque, entre otros puntos, ha descendido el número de interrupciones voluntarias del embarazo entre las menores. Por eso muchos grupos de la oposición no han presentado texto alternativo, al considerar que la alternativa se encuentra en la vigente regulación.

Desde el PSOE, su secretaria y portavoz de Igualdad en la Cámara Baja, Carmen Montón, ha señalado a Europa Press que el objetivo del PP con esta proposición de ley es “atacar en el momento en el que la legislatura está ya agotada y asestar el último golpe a las mujeres, abocándolas al aborto clandestino e inseguro, porque se refieren con esta reforma a las mujeres en especial situación de vulnerabilidad”.

Mientras, fuentes de CiU han indicado que su intención es no presentar una enmienda de totalidad, entre otros puntos porque la coalición tiene una postura dividida sobre el tema y prefieren ceñirse a que CDC por un lado, y Uniò por el otro, presenten cada una sus respectivas enmiendas al articulado.

EL PNV no presentará enmienda de totalidad, con texto alternativo, porque considera que la ley debe mantenerse como está vigente actualmente, al ser la que funciona y cuenta con el consenso necesario, según han aclarado fuentes de la formación.

UPyD, por su parte, tampoco presentará enmienda de totalidad para pedir la retirada de la proposición de ley, aunque rechaza la reforma propuesta por el PP.

LA TRAMITACIÓN

El PP planteó esta reforma vía proposición de ley en el Congreso, pues si hubiera sido a través de un proyecto de ley del Gobierno tendría que haber pedido informe a los órganos consultivos del Estado (Consejo de Estado y Consejo del Poder Judicial).

La próxima semana se cerrará el plazo de presentación de enmiendas al articulado, que habrán de ser debatidas en ponencia, comisión y de nuevo en el Pleno del Congreso, donde para su aprobación se precisa de un mínimo de 176 votos (mayoría absoluta), ya que tiene rango orgánico.

Posteriormente, pasará a tramitarse en el Senado y sólo volverá a debatirse en el Congreso si se produce algún cambio en la redacción. El objetivo del PP es que la ley no se toque en la Cámra Alta para que esté en marcha a comienzos de verano.

Se trata de la modificación de la Ley de Autonomía del Paciente para que la interrupción del embarazo vuelva a ser una de las tres excepciones en que las jóvenes de 16 y 17 años requieren del consentimiento paterno para someterse a un tratamiento, junto a las técnicas de reproducción asistida y los ensayos clínicos.

En la actualidad, se les exige que informen a al menos uno de los tutores legales, salvo que demuestren “fundadamente” que existe un conflicto grave, como el maltrato.