Compartir

Los nuevos materiales han supuesto a los editores una inversión de 200 millones de euros

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

La Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE) advierten de que las recomendaciones, orientaciones, instrucciones y normativa autonómica que se adopte con finalidad de impedir el cambio de libros de texto por otros adaptados a los nuevos currículos LOMCE, o las decisiones de no autorizar el cambio de materiales, “podrían incurrir en una vulneración de la legalidad (autonomía de los centros de enseñanza y la libertad de cátedra del profesor) así como el principio de jerarquía normativa”.

Esta organización ha adaptado ya sus proyectos editoriales de todos los cursos y niveles a los nuevos currículos de la nueva ley, lo que ha supuesto una inversión, en el conjunto de las editoriales educativas, de alrededor de 200 millones de euros.

Aunque las comunidades autónomas no han aprobado todos los decretos propios de desarrollo curricular, fuentes de ANELE han aclarado a Europa Press que las editoriales se han basado en los borradores que están pendientes de aprobación definitiva. Además, señalan, que en el caso de que no haya ni siquiera borrador, prevalece lo establecido por el Ministerio de Educación.

ANELE señala que la LOMCE, al igual que ocurrió anteriormente con las anteriores reformas educativas, ha supuesto un “cambio radical” en los contenidos curriculares que “exige necesariamente la adaptación de todos los libros de texto y demás materiales curriculares”.

Entre los principales cambios, ANELE destaca el establecimiento de una nueva metodología de aprendizaje por competencias en todas las áreas y asignaturas, la desaparición de la organización por ciclos y etapas o la separación de la asignatura de Conocimiento del Medio en Ciencias de la naturaleza y Ciencias Sociales en Primaria.

Además, los editores indican que en ESO y Bachillerato se eliminan asignaturas, se refunden otras –tecnología, música y educación plástica y visual– o se incorporan nuevas –Iniciación a la actividad emprendedora y empresarial–.

Con el desarrollo de los nuevos libros y materiales educativos, las editoriales dan cumplimiento a lo establecido en la Disposición Adicional Cuarta de la ley, que establece que la edición y adopción de los libros de texto y demás materiales no requerirán la previa autorización de las administraciones educativas.

La misma Disposición señala que corresponde a los centros docentes, en el ejercicio de la autonomía pedagógica, adoptar los libros de texto que hayan de utilizarse. Sin que la adopción de los libros de texto pueda someterse a autorización previa.

RETRASOS EN LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

País Vasco y Cataluña todavía no han aprobado aún su propio decreto de desarrollo curricular de Primaria, a pesar de que la LOMCE haya comenzado a aplicarse este curso en 1º, 3º y 5º. El Ministerio de Educación estudia presentar un requerimiento de “inacción” por esta demora de casi un año.

El decreto de desarrollo de la ESO sólo se ha aprobado en cuatro autonomías –Baleares, Aragón, Castilla y León y Madrid– y el de Bachillerato en tres –Baleares, Castilla y León y Madrid–, tal y como constata el ministerio en su nueva Web dedicada a la LOMCE.