Compartir

BOGOTÁ, 29 (Reuters/EP)

El número de personas infectadas por el cólera en Haití ha aumentado más del 300 por ciento en el último año como consecuencia de las tempranas lluvias, la situación de pobreza generalizada y la falta de financiación, según ha informado Naciones Unidas.

Desde enero hasta abril de este año, 14.226 haitianos se han infectado con el virus, lo que supone un 306 por ciento más de los casos registrados durante el mismo periodo de 2014, con la capital, Puerto Príncipe, siendo la zona más sacudida.

“El recrudecimiento en el último trimestre de 2014 está afectando al área metropolitana de Puerto Príncipe, lo que ilustra el cambio de la epidemia desde zonas rurales a urbanas”, ha destacado el último informe sobre Haití de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

La temporada de precipitaciones abarca normalmente desde abril a junio; sin embargo, este año intensas lluvias han comenzado a caer un mes antes.

“Las preocupaciones sobre la nueva temporada de lluvias, cuando el virus se expande tradicionalmente, están aumentando”, ha detallado. El cólera, una enfermedad que se transmite por el agua, ha matado a cerca de 9.000 personas en Haití e infectado a otras 738.000 desde que irrumpió en el país poco después del devastador terremoto de 2010.

Una persona puede enfermar por beber o utilizar agua manipulada, lo que provocará continuas diarreas y vómitos que a menudo derivan en una grave deshidratación que si no es tratada a tiempo puede derivar en la muerte.

Haití tiene el dudoso honor de liderar el ranking mundial de país con más casos de cólera. En lo que llevamos de año, al menos 121 haitianos han muerto a causa de esta enfermedad, de acuerdo con la investigación de la OCHA.

ONU: ENTRE DEMANDAS Y AYUDAS

Varias investigaciones sugieren que los 'cascos azules' de la ONU de Nepal fueron el principal foco de la epidemia de cólera que barre Haití. En 2013, Naciones Unidas recibió una demanda por parte de un grupo de Derechos Humanos con base en Boston, el Instituto para la Justicia y Democracia en Haití, en la que exigía a la organización mejoras en los sistemas de agua y sanidad, compensaciones para las miles de víctimas del cólera así como que pidiese disculpas.

Un juez federal de Nueva York desestimó la querella en enero alegando que la ONU no puede ser demandada ya que tiene inmunidad legal. El grupo de Derechos Humanos ha presentado recientemente una apelación.

La falta de capital en medio de las numerosas crisis mundiales se ha traducido en Haití en una progreso muy lento de sus servicios sanitarios, una necesidad clave y urgente para combatir al virus.

De los 10 millones de habitantes del país, el 40 por ciento no tienen acceso a agua potable, mientras que cerca de la mitad de sus hospitales no cuentan con los medios necesarios, segun la Organización Panamericana para la Salud (PAHO).

En un intento para erradicar el cólera en Haití y en su vecina República Dominicana, la ONU lanzó una campaña con el objetivo de destinar 2.100 millones de dólares (1.900 millones de euros) en un plazo de diez años. De momento, solo el 18 por ciento de esta cantidad ha sido aportado.