Compartir

Erekat acusa al primer ministro israelí de querer “seguir con la construcción ilegal en los asentamientos con consentimiento palestino”

JERUSALÉN, 26 (Reuters/EP)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha propuesto retomar las negociaciones de paz con los palestinos pero con el foco inicial centrado en identificar los asentamientos judíos que Israel mantendrían y que se permitiría expandir, según ha informado este martes un responsable israelí.

Las conversaciones de paz se interrumpieron en abril de 2014 por la construcción en los asentamientos israelíes en Cisjordania y Jerusalén Este, áreas que los palestinos reclaman para su futuro estado, y después de que Abbas enfureciera a Israel por llegar a un acuerdo para la formación de un gobierno de unidad nacional con Hamás, que controla la Franja de Gaza.

Preguntado por la postura de Netanyahu, un portavoz del presidente palestino Mahmud Abbas ha insistido en que la actividad en los asentamientos tiene que cesar antes de que se reanuden las conversaciones de paz y que todas las cuestiones claves del conflicto deben abordarse de manera simultánea.

En un encuentro en Jerusalén el miércoles pasado, Netanyahu indicó a la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, que una parte de los territorios ocupados por Israel en la guerra de 1967 seguirán bajo su soberanía mientras que otras partes quedarían bajo control palestino, según la fuente israelí.

“Por tanto, las negociaciones deberían reanudarse para definir esas áreas en las que podemos construir”, ha señalado el responsable, citando a Netanyahu. Las declaraciones fueron recogidas inicialmente por el diario israelí 'Haaretz'.

Con el inicio hace dos semanas de su nuevo mandato al frente de un nuevo gobierno de derecha tras las elecciones de marzo, Netanyahu se enfrenta a los llamamientos de Estados Unidos y la UE de retomar las conversaciones con los palestinos y también a la amenaza de una presión mayor para limitar la construcción en los asentamientos, que la mayoría de los países consideran ilegal.

Diplomáticos occidentales han señalado que Netanyahu –que hizo saltar las alarmas a nivel internacional al afirmar la víspera de las elecciones que no se crearía un Estado palestino mientras él estuviera– será seguido muy de cerca en relación a su política de asentamientos.

Un entendimiento respecto a los asentamientos en las conversaciones de paz permitiría a Israel seguir construyendo sin generar las iras de sus aliados occidentales. También podría aplacar a los radicales en el Gobierno de Netanyahu que quieren que haya más construcción de viviendas en las colonias.

CAMBIO DE POSTURA INSUFICIENTE

Un diplomático occidental conocedor de lo ocurrido en el encuentro con Mogherini ha señalado que la propuestas de Netanyahu muestra un cierto cambio en su postura, pero no es suficiente para reanudar las conversaciones.

“Hasta ahora, Netanyahu ha rechazado presentar ningún mapa sobre la mesa, así que en ese sentido es bastante sustancial. Él hablaba sobre fronteras de una u otra manera, incluso si se basaba en la aceptación de los bloques de asentamientos existentes”, ha indicado el responsable israelí.

Otro diplomático occidental ha considerado que la propuesta de Netanyahu crea “una ilusión de progreso”. “Netanyahu está intentando mostrar que está comprometido con la paz y dispuesto a las negociaciones, pero sabe que los palestinos nunca aceptarán empezar sobre esta base”, ha valorado.

REACCIÓN PALESTINA

De la misma opinión se ha mostrado el jefe negociador palestino, Saeb Erekat. “No es nada nuevo”, ha afirmado en un comunicado publicado por la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). “Es una petición para seguir con la construcción ilegal en los asentamientos con consentimiento palestino”, ha añadido.

“Esto parece a un estado y dos sistemas más que a dos estados soberanos y democráticos”, ha lamentado Erekat. “Si Netanyahu quiere tener negociaciones significativas para poner fin a la ocupación que comenzó en 1967, debería reconocer un Estado palestino con las fronteras de 1967 y honrar las obligaciones de Israel, incluida la suspensión de la construcción en los asentamientos y la liberación de los prisioneros palestinos”, ha remachado.