Compartir

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, ha planteado este jueves la creación de una “oficina de recuperación de activos” porque, a su juicio, los ciudadanos están pidiendo “que se devuelva el dinero robado”.

“Estamos trabajando en esa dirección”, ha afirmado Gabilondo en una entrevista en TVE, para ver cómo se puede hacer “jurídicamente”. Gabilondo ha manifestado que la corrupción le provoca “bochorno” y ha abogado por no gastar discursos en eso sino “atajar las causas”.

A su juicio, el origen de la corrupción está asociado al 'boom' inmobiliario, “donde anidaron personas poco honestas”, que “se han desplazado ahora a la concesión de los servicios públicos”, por lo que ha reclamado “transparencia” en las concesiones y “participación” en las decisiones.

Además, ha apostado por sancionar “no solo a los corruptos sino a los que han pagado también”, haciendo que no vuelvan a ser contratados por la Administración Pública.

También ha abogado por tomar medidas dentro de los propios partidos, como la continuidad de los cargos. Se ha referido además al aforamiento y a la transparencia en las rentas de cada uno “al entrar y al salir”.

En cuanto a la sanitaria, ha subrayado que está “en contra de las privatizaciones por razones sociales y económicas”, y ha afirmado que “la sanidad pública es más rentable económicamente”.

“Yo ya he dicho que voy a mirar los contratos y hacerlos cumplir, y cumplirlos también”, ha aseverado Gabilondo, quien ha ironizado al afirmar que “aquí el peligro que tiene uno es ganar y tener que hacer lo que ha dicho”.

“Yo por eso, como voy en esa dirección, procuro estar a la altura de lo que digo, y lo que digo es que miraremos los contratos, haremos cumplir los contratos y si se están lesionando intereses públicos y se está lesionando la atención a los pacientes habrá que renegociar o revertir eso”, ha explicado.

En materia fiscal, ha señalado que “si los impuestos se suben y bajan indiscriminadamente se produce injusticia”, por lo que ha abogado por impuestos “progresivos”, al tiempo que ha subrayado que hay que vincular los impuestos a las tasas y precios públicos, porque si bajan los impuestos y suben las matrículas de las universidades, el copago de las medicinas o el metro, a los ciudadanos se les está haciendo una “faena”.

Tras constatar que las clases medias y trabajadoras ya han hecho un “esfuerzo grande”, ha dicho que hay que “pedir a quien tiene más que haga un esfuerzo mayor”.

En esta línea, ha apelado al “deber cívico de muchas personas que tienen posibilidades”, al tiempo que se ha comprometido a que el dinero vaya a los servicios públicos y las políticas públicas “eficientes, transparentes y con rendición de cuentas”.

A este respecto, ha precisado que por encima de cinco millones de euros de Patrimonio hay 14.000 personas en Madrid y que se dirige a ellos para pedirles “que hagan un esfuerzo mayor para poder garantizar la justicia en la Comunidad de Madrid”.

En cuanto a educación, ha defendido “suelo público para centros públicos” y ha recordado que la enseñanza concertada tiene que ser “gratuita e inclusiva, abierta y plural”. Respecto al bilingüismo, ha abogado por un programa distinto, porque, entre otras cosas, el actual “se dirige a unos centros y a otros no”.