martes, 29 septiembre 2020 3:49

Miguel Ángel Ruiz: “El nuevo PGOU no prevé incrementar la edificabilidad en Boadilla”

-¿Qué significa para Boadilla el nuevo Plan General de Ordenación Urbana que está ya en el último trámite de aprobación?

Significa en primer lugar que se dota de seguridad jurídica al urbanismo de Boadilla, después de que el Plan anterior fuera anulado recientemente por el Tribunal Supremo. Hace dos años que comenzamos con la tramitación de un Plan ambicioso y que a nuestro juicio viene a resolver muchos de los problemas que se planteaban a los ciudadanos. El Plan recoge de hecho el 70%, casi un centenar, de las muchas sugerencias que los vecinos hicieron en la fase de exposición pública.

La Comisión de Urbanismo de la Comunidad de Madrid ya ha dado su visto bueno, después de pedirnos la subsanación y aclaración de algunos aspectos técnicos que en nada afectaban a lo sustancial del Plan. Ahora solo queda pendiente que el Consejo de Gobierno lo apruebe definitivamente, lo cual previsiblemente ocurrirá en un plazo breve de tiempo.

-¿Cuáles son los objetivos que persigue el nuevo PGOU?

El plan tiene el objetivo prioritario de proteger más nuestro rico patrimonio natural y especialmente el Palacio y su entorno. Para ello, prevé incorporar al monte algunas zonas que hasta ahora no lo estaban, recalificando el suelo. Esto ocurrirá en zonas del entorno del Palacio y en otras como La Milagrosa o Los Fresnos.

El nuevo Plan también prevé por ejemplo no edificar las 219 viviendas unifamiliares previstas en los terrenos que constituyen el sector Sur-3 Camino Bajo Depuradora, situado en la zona central del término municipal de Boadilla, junto al monte. Estas obras habrían significado la desaparición de casi 1500 árboles, especialmente encinas y pinos. El Plan considera que la zona, por razones físicas, geológicas y paisajísticas, así como por su proximidad a la zona de protección del Palacio, formar parte del monte.

¿Se va a edificar más en Boadilla en los próximos años? 

No, este nuevo Plan no incrementa la edificabilidad máxima que contemplaba el plan anterior. No se va, por tanto, a reclasificar suelo rústico ni a construir más viviendas de las ya previstas en 2010. Los vecinos pueden estar muy tranquilos porque solo se van a consolidar los desarrollos ya en marcha, Valenoso, El Pastel y otras zonas de los sectores sin urbanizar, impidiendo la creación de nuevos desarrollos urbanísticos.

Una de las principales críticas que hace la oposición es que el techo poblacional que prevé este Plan, que a su juicio es muy elevado
La oposición hace demagogia con el tema del techo poblacional porque en absoluto se va a llegar a lo que ellos calculan. De hecho no dicen, por ejemplo, que en los últimos cuatro años la población de Boadilla solo se ha incrementado en 1.700 personas. 

Como no se va a construir ni una vivienda más de las ya previstas, es fácil hacer la cuenta. Seis mil viviendas a construir en los nuevos desarrollos con una media de 3 o 3,2 personas por vivienda arrojan una cifra de unas 20.000 personas más como máximo respecto a la población que tiene en este momento Boadilla, que es de 49.300 personas. Esto significa que en ningún caso en los próximos 20 años la población superará los 70.000 habitantes. Además, el Plan prevé nuevas infraestructuras educativas, sanitarias, deportivas, de ocio, zonas verdes, oficinas, etc. para responder a la demanda que supone la ampliación de población en los nuevos desarrollos. 

Hacer lo que la oposición propone, que no es otra cosa que expropiar a los propietarios de suelo urbanizable valorado en millones de euros, supondría tales indemnizaciones que estaría bien que dijeran de dónde piensan ellos que se podría sacar ese dinero.

-¿Cómo resuelve el nuevo Plan el problema de la movilidad y las conexiones en Boadilla? 

Durante esta legislatura ya hemos conseguido actuaciones muy importantes como que el Ministerio de Fomento haya resuelto el nudo de la M-40 con la M-501 o el desdoblamiento de la M-503, dando mucha más fluidez a la salida de Boadilla. 

El nuevo Plan conseguirá que la movilidad y las comunicaciones mejoren notablemente porque establece nuevas conexiones entre distintas zonas del municipio, especialmente los nuevos desarrollos con el casco y los sectores, y de Boadilla con otras localidades. En este sentido, se va a solicitar el tercer carril de la M-50 desde Boadilla hasta Majadahonda así como el soterramiento de la rotonda que une la M-513 M-503 y M-40. También se va a pedir al Ministerio la conexión de la Avenida Condesa de Chinchón con la M-501. Igualmente se vertebrarán todos los ámbitos del municipio mediante pasarelas y pasos a nivel, por ejemplo la que unirá en la M-513 la zona del Olivar de Mirabal, Parque Boadilla, la Cárcava y El Pastel con el nuevo desarrollo de Valenoso.

Otra cosa importante es que el Plan impide el paso del tráfico rodado desde Bonanza Norte hacia Majadahonda, lo que supone preservar la calidad de vida de los vecinos de esta Urbanización.