Compartir

GINEBRA, 15 (Reuters/EP)

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha emplazado a Birmania a proteger a la minoría musulmana rohingya y a no discriminarlos para contribuir al fin de la oleada de emigración en la bahía de Bengala.

“Hasta que el Gobierno de Birmania afronte la discriminación institucional contra la población rohingya, incluido el acceso igualitario a la ciudadanía, seguirá habiendo emigración precaria”, ha afirmado Al Hussein.

Al Hussein se ha referido en particular a la situación en el estado de Rajine, de donde son originarios muchos de estos emigrantes, “uno de los principales motivos de estas desesperadas intentonas por mar”. “Arrestar y criminalizar a una población tan vulnerable, incluidos menores de edad, no es la solución”, ha argumentado.

Unos 25.000 emigrantes, principalmente rohingyas y bangladeshíes, han intentado salir de sus países en barcos durante el primer trimestre del año, muchos de ellos víctimas de redes clandestinas de tráfico de inmigrantes. En ocasiones estos emigrantes son abandonados por los traficantes en alta mar. Solo la semana pasada, unas 2.500 personas han logrado alcanzar las costas de Malasia e Indonesia, pero en otras ocasiones son rechazados por estos países.

“Estoy desolado por las informaciones procedentes de Tailandia, Indonesia y Malasia sobre el envío de embarcaciones llenas de emigrantes vulnerables de vuelta a alta mar, lo que inevitablemente llevará a muchas muertes evitables. Deberían concentrarse en salvar vidas, no en ponerlas en peligro”, ha indicado Al Hussein.

En concreto, Al Hussein se ha referido al caso “incomprensible e inhumano” de una embarcación con varios cientos de personas que fue repelida por la Marina tailandesa tras entregarles suministros.

Se estima que en Birmania viven alrededor de 800.000 rohingyas pero oficialmente son un pueblo sin Estado. El Gobierno de Birmania les niega la ciudadanía y los considera inmigrantes ilegales bangladeshíes. Bangladesh, por su parte, tampoco los reconoce como ciudadanos.