Compartir

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

La organización ecologista Greenpeace ha reclamado que se aceleren las soluciones al problema de contaminación provocado por el hundimiento del buque pesquero ruso Oleg Nadeynov en Canarias sigue sin solucionarse un mes después del naufragio el 14 de abril.

Así, señala que los dos robots submarinos que operan a 2.700 metros de profundidad “no han logrado frenar aún” el escape de fuel por las enormes dificultades que el sellado de grietas tiene en estas condiciones.

En concreto, más de 40 kilómetros de las costas canarias han estado expuestas a la contaminación, mientras sigue la preocupación en el archipiélago y han sufrido el vertido en las costas, desde la punta de Maspalomas hasta la playa de Güigüi, precisamente según Greenpeace, “la zona de costa mejor conservada de la isla y con un alto valor ecológico”.

Para la organización, la decisión de sacar el barco de puerto agravó los impactos ambientales y los costes del vertido, por lo que pide a los candidatos autonómicos que concurren a las elecciones del 24 de mayo en Canarias que se comprometan a un cambio de modelo energético que esté basado en las renovables.

Además, subraya que los datos y observaciones realizadas por Greenpeace en la zona del vertido y costas de Gran Canaria han aportado información independiente del vertido, que ha llevado a que la ministra de Fomento, Ana Pastor, se comprometa con todas las organizaciones que trabajan en la zona para poner todos los medios disponibles para solucionar el problema.

Por ello, insiste en que es “importante” a un mes de la catástrofe acelerar las tareas de sellado de grietas y extraer el fuel de los tanques del buque pesquero y tipificar el fuel vertido al mar para conocer su toxicidad en la cadena trófica.

Asimismo, pide “más intensidad, eficiencia y pro-actividad con las tareas de limpieza y vigilancia de especies por parte del Gobierno central y canario, existe personal listo para actuar ya sea voluntario o profesional, ya que las tareas de descontaminación están lejos de haberse realizado de forma adecuada.

“Un mes después, estamos hablando del Oleg debido a los errores y las malas decisiones tomadas. Los impactos ambientales y los costes económicos van a ser mucho más elevados que si el buque hubiese permanecido en puerto incluso en el supuesto caso de haberse hundido allí mismo”, ha manifestado el responsable de campaña de Greenpeace, Julio Barea, que considera que este caso “evidencia” que el país no está preparado para combatir sucesos como este “por falta de planes, medidas preventivas y de seguridad”.

En este sentido, Greenpeace advierte de que el gran problema de fondo es la dependencia del modelo energético actual del petróleo y otros combustibles fósiles. “Es hora de que los candidatos a las próximas elecciones den una respuesta a esta petición popular y apuesten por un modelo energético basado en energía 100% renovable”, ha apostillado la responsable de la campaña de energía renovable de la organización ecologista, Mar Bevacqua.