Compartir

El secretario general de Podemos advierte de la “fuerza de la gente” y dice al presidente del Gobierno:”¡Váyase!”

A CORUÑA, 12 (EUROPA PRESS)

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha replicado al presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy, que su partido es “el de los ricos y el de las elites” y “lo organizó un ministro de la dictadura”, por el expresidente de la Xunta Manuel Fraga, y le ha retado a participar en un debate electoral, porque “un presidente que no se atreve a debatir no es un presidente, es un cobarde”.

“Sigo esperando al señor Rajoy: a dos, a tres, a cuatro… No tenemos problema, encantados de debatir con usted”, se ha dirigido Iglesias al líder de los populares durante un mitin en A Coruña en el que acudió a apoyar a la Marea Atlántica, encabezada por Xulio Ferreiro.

“¡Encantado de debatir con usted, deje de esconderse como una gallina, tenga agallas, ya está bien de comparecencias con pantalla de plasma!”, ha enfatizado Iglesias, quien ha llamado a “no ofenderse” por que Podemos utilice palabras “ásperas” para “definir la realidad”.

“Un presidente que no se atreve a debatir, no es un presidente, es un cobarde; llamamos los ladrones a los ladrones; corruptos a los corruptos; narcos a los narcos y cobardes a los cobardes”, ha enfatizado el líder de la formación morada, quien salpicó su discurso de críticas al presidente de la Xunta y del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, a quien afeó sus fotos con el narcotraficante Marcial Dorado de finales de los años 90 que publicó el diario 'El País'.

Durante su intervención, apeló a las acusaciones de que Podemos está 'crispando' la campaña “por llamar a las cosas por su nombre”. Pero se ha negado a rectificar, porque, ha argumentado: “los narcos no son empresarios, son narcos; los corruptos no son manzanas podridas…”. “Llamemos a las cosas por su nombre, porque hay mucha gente que sufre”, ha apostillado.

Iglesias también tuvo palabras para recriminar a Esperanza Aguirre sus intenciones con respecto a los sin hogar que duermen en la calle y ha aprovechado para decir que a la candidata del PP en Madrid “no le gusta” Podemos, pero “sí le gusta” Albert Rivera (el líder de Ciudadanos). “Pues yo estoy orgulloso de que la gente sencilla pueda hacer política”, ha dicho, a colación de su procedencia del barrio madrileño de Vallecas.

Pablo Iglesias también se ha referido a las críticas de Artur Mas por “llamar ladrones a los ladrones” y vincularlo con “alentar la violencia”. “Yo digo que la violencia es sacar de sus casas a la gente, que los jóvenes preparados tengan que emigrar y que los pensionistas no reciban su pensión, no es decir que un ladrón es un ladrón”, ha aseverado.

Además, también ha respondido a los que les acusan de querer romper el pacto constitucional. “El pacto constitucional lo han roto ellos”, ha acusado en referencia a la reforma de la Constitución, antes de agregar: “Nosotros no rompimos el estado del bienestar, sino los corruptos, los privatizadores”.

“¡VÁYASE RAJOY!”

Pablo Iglesias, que no se salvó de que la organización le pusiese la música que le avisaba de que debía terminar su intervención, acusó a los populares de querer “un país de cobardes y de pelotas” en el que sólo tengan oportunidades de trabajo los que posean el “carné azul” del PP. “Son ustedes un partido viejo, de ineficientes… ¡Váyase señor Rajoy, váyase señor Feijóo!”, ha espetado.

Además, en su discurso, Iglesias llamó a no subestimar la “fuerza de la gente” y la capacidad de Podemos aunque las encuestas apunten datos menos favorables. “Muchos querrían que (la campaña) la resolviesen las encuestas, pero en la campaña juega el número 12”, ha avisado el secretario general de Podemos, quien ha reivindicado que su formación “no ha pedido ni un euro” a los bancos para realizar campaña.

“Porque no queremos depender de los bancos, no tenemos amigos en el Ibex, ni amigos narcotraficantes, ni en los fondos de inversión…, pero tenemos un tesoro: decenas de miles de ciudadanos que hacen la campaña en la cola del paro, en los centros de estudio…”, ha remarcado Iglesias, quien apeló a que cada uno de los presentes hable “con cinco amigos” para convencerlos y, así, que Xulio Ferreiro sea el próximo alcalde de A Coruña.

Y es que, el máximo dirigente de Podemos ha asegurado que “la ilusión juega” de su lado. “Sois vosotros los que podéis cambiar la ciudad, es la gente la que puede cambiar Galicia y España. La democracia es que mande la gente”, ha abundado.

APOYO DE PODEMOS A LAS MAREAS

Pese a que en Galicia Podemos sólo apoya a ocho candidaturas ciudadanas, una de ellas la Marea Atlántica, y aunque no hay elecciones autonómicas como en la mayoría del resto de comunidades, Pablo Iglesias se ha desplazado en estos primeros días de campaña para darse un 'baño' en la marea coruñesa, que lo recibió a gritos de “¡sí se puede!”.

Con todo, Pablo Iglesias tiene un especial arraigo con Galicia, ya que es amigo de la coordinadora de Esquerda Unida, Yolanda Díaz, y participó como asesor en la campaña gallega que llevó a AGE –Anova, Esquerda Unida, Equo y Ecosocialistas– al Parlamento con nueve diputados, así como también realizó un gran mitin durante la campaña de las europeas del pasado año, en donde Podemos irrumpió en las instituciones.

Media hora antes del acto, el auditorio grande de Palexco –con aforo para 1.500 personas– ya estaba casi lleno, mientras que fuera la cola para entrar en el edificio, que empezó a formarse en torno a las seis de la tarde, se prolongaba hasta la avenida de la Marina y casi rodeaba el Teatro Colón y finalmente se extendió hasta el Obelisco.

De hecho, debido a los cientos de personas que no pudieron entrar en el auditorio, Pablo Iglesias, acompañado de los demás representantes de fuerzas que integran la Marea y el propio candidato, Xulio Ferreiro, salieron a un balcón para saludar a los asistentes antes de comenzar el acto. En él también intervinieron la propia Yolanda Díaz y el diputado y coordinador de Anova, Antón Sánchez.

Entre el público, acudieron diversos colectivos, entre ellos, trabajadores de Telefónica afectados por las subcontratas, a los que se dirigió Pablo Iglesias para darle su respaldo. Los asistentes respondieron levantándose y aplaudiendo.