Compartir

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

Los huthis –el grupo rebelde chií que desde el pasado septiembre controla Saná y que actualmente está enfrentado con las fuerzas leales al presidente yemení, Abdo Rabbu Mansur Hadi– han intensificado el reclutamiento, entrenamiento y despliegue de menores en violación del Derecho Internacional, ha denunciado este martes Human Rights Watch.

Según la organización, desde el pasado septiembre han hecho un uso creciente de niños para distintas tareas y “algunos han muerto y han resultado heridos”. En este sentido, ha pedido tanto a los huthis como a otros grupos armados que usan a niños soldado en el país que dejen de forma inmediata de reclutarlos, incluidos a los “voluntarios”, y liberen a todos los menores que tienen en sus filas.

“A medida que los combates se recrudecen en Yemen, los huthis han incrementado el reclutamiento de menores”, ha denunciado el asesor especial de HRW en la materia, Fred Abrahams. “Los comandantes de los huthis y otros grupos armados deberían dejar de usar a niños o arriesgarse a ser llevados ante la justicia por crímenes de guerra”, ha añadido.

Según HRW, además de los huthis, milicias tribales e islamistas y grupos armados como Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) también usan a niños soldado. La ONG recoge los datos del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), según el cual los menores suponen un tercio de los combatientes en Yemen. Entre el 26 de marzo y el 24 de abril, al menos 140 menores fueron reclutados, de acuerdo con la agencia de la ONU.

El pasado marzo, HRW entrevistó en Amran a siete niños, el menor de ellos de 14 años, que contaron que habían combatido o realizado otras tareas militares para los huthis durante el último año. Todos ellos contaron que se habían presentado como voluntarios, si bien cuatro de ellos habían abandonado el grupo por distintos motivos y dos habían resultado heridos.

ENTRENAMIENTO MILITAR

Por su parte, un reclutador de los huthis admitió que había estado activamente reclutando a menores en el último año y precisó que aquellos que no tenían entrenamiento militar no participan en los combates sino que se les usa principalmente como guardias o para transportar munición y alimentos a los hombres que están en el frente.

HRW también habló con un sobrino del reclutador, de 14 años, que iba a ser enviado al frente. Este contó que resultó herido en el pecho el pasado julio durante un enfrentamiento con soldados yemeníes.

Los entrevistados han contado que los huthis ofrecen entrenamiento ideológico en sus creencias zaidíes durante un mes, tras lo cual los menores reciben entrenamiento militar en alguna de sus bases. Los menores han indicado que no les pagan y solo les dan comida y qat, una planta estimulante muy consumida en Yemen. Muchos de ellos llevaron consigo armas propias y los huthis les dan la munición.

“Todos los grupos armados en Yemen deberían rechazar el envío de niños al campo de batalla o usarlos para apoyar los combates”, ha defendido Abrahams. “El coste para estos chicos –el trauma, las heridas y la ausencia de la escuela– es enorme, como lo es el coste para el futuro de Yemen”, ha remachado.