Compartir

BARCELONA, 8 (EUROPA PRESS)

La consejera catalana de Enseñanza, Irene Rigau, ha culpado a padres catalanes de favorecer el “absentismo” escolar en su decisión de no llevar a sus hijos a la escuela como rechazo a las pruebas diagnósticas de tercero de Primaria que realiza la Generalitat para aplicar administrativamente la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) hasta el 15 de mayo.

Lo ha dicho a preguntas de los periodistas tras la rueda de prensa sobre la preinscripción de enseñanzas postobligatorias, donde ha afirmado que ha habido una “contaminación política que ha llevado a hacer una interpretación errónea de esta prueba”, la cual Cataluña ya hacía desde hace años pero en quinto de Primaria, a diferencia de otras comunidades autónomas.

Ha insistido en que el contenido de este examen en tercero de Primaria lo determina Enseñanza y no el Ministerio, mientras que el de la reválida en la ESO sí que lo decide el Estado, ha agregado para señalar el “malentendido” que, según ella, existe respecto a estas dos nuevas pruebas que fija la Lomce.

Por esta razón, ha defendido que no hay ninguna interfencia, y ha negado que la Generalitat publique el listado de los resultados por centros, como prevé la 'ley Wert'.

“Está anunciada en las instrucciones de inicio de curso y nadie entendió que sirviera para segregar y jerarquizar”, ha dicho al recordar que ningún maestro se ha negado a hacerla.