Compartir

VALLADOLID, 8 (EUROPA PRESS)

La Reina Letizia ha ensalzado la labor “inabarcable” de la Cruz Roja y la Media Luna en su labor por “aliviar” el sufrimiento, su solidaridad, compromiso y su “defensa por la dignidad” de las personas, trabajo que ha definido como “imprescindible” y una exigencia tanto de la sociedad como del país.

Asimismo, ha valorado a todos los integrantes de esta organización “viva y fuerte, que ni juzga ni se queda paralizada”, sino que “se hace cargo y ayuda” a todos aquellos que lo necesitan. “Vuestro trabajo es socorrer en la forma más amplia y extensa de esta palabra”, ha reflexionado.

Su Majestad ha presidido este viernes el acto central de la conmemoración del Día Mundial de esta ONG en Valladolid, celebrado en el Centro Cultural Miguel Delibes, desde donde ha agradecido ese “esfuerzo organizado universal”.

Y así, con el objetivo de mejorar la situación, “por ayudar a ciegas mirando a los ojos”, la Reina Letizia ha incidido en la labor y compromiso que mantiene la entidad, junto con el resto de los premiados, los cuales “comparten sus valores”. Por ello, ha felicitado a los 14 galardonados por su quehacer solidario.

Finalmente, ha recordado que días atrás, durante una visita a la sede de Cruz Roja en Madrid, fue testigo de “cómo cada vez están mas cerca de las personas”, además de comprobar su trabajo y la materia sobre la que se construye el oficio de Cruz Roja: “de cariño, compromiso y energía inagotable. “Contad, por favor, conmigo opara estar a vuestro lado”, ha concluido.

DÍA MUNDIAL

La organización Cruz Roja y de la Media Luna ha celebrado este viernes, 8 de mayo, su Día Mundial, que conmemora el aniversario del nacimiento de su fundador, Henry Dunant, además de las bodas de oro de su código ético, basado en siete puntos: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.

El acto ha arrancado a las 12.00 horas con la llegada de la Reina al espacio cultural. Así, ataviada con chaqueta blanca y pantalón y zapatos negros, ha saludado a las autoridades presentes, entre ellas, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, además del presidente de Cruz roja Española, Javier Sennet.

Tras el saludo inicial, Germán Delibes, hijo del escritor Miguel Delibes, ha abierto el acto con un elogio al valor de esta ONG con más de siglo y medio de vida, “imprescindible, reconocida e internacional”, fundada por Dunant, premio Nobel de la Paz en 1901, constituida oficialmente en 1864 y presente en 189 naciones.

Sin embargo, Delibes ha reivindicado que “no sólo hay desastres” en forma de guerra o de tipo natural, sino que existen otros como la inmigración, la hambruna o los desahucios, problemas que no son ajenos a la sociedad, aunque ésta “no los siente”.

Al hilo de esta labor social, ha recordado la obra de su padre, el cual “sentía debilidad por los humillados y los perdidos del mundo”, muchos de ellos con “importantes” roles en su obra y situados en los “más alto de su escala de valores”.

PREMIOS

Tras la intervención de Germán Delibes, la gala ha hecho entrega de la Medalla de Oro, máximo reconocimiento de la institución, a 14 personalidades, instituciones y empresas que han destacado durante el último año por su compromiso social.

Los premiados han sido la Sociedad Estatal de Lotería y Apuestas del Estado, el Equipo de Atención a familiares del desastre aéreo de Germanwings, formado por integrantes de Alemania, España y Francia; la Agencia Efe, el Equipo de Atención a Ébola, Land Rover Iberia, Unidad de Investigación en Telemedicina y e-salud del Instituto de Salud Carlos III; la Fundación Sandra Ibarra; Universidad Oberta de Cataluña; Fundación Real Instituto El Cano; Federación Injucam; el voluntario Eduardo Sánchez Arribas; Fundación Personas Asprona de Valladolid; Confederación de Centros de Desarrollo Rarual (Coceder), y la Asociación Mental Ceuta (Acefep).

En representación de los premiados, el presidente del Real Instituto Elcano, Emilio Lamo Espinosa, ha significado el valor de “amar la vida más allá de los sentidos”, como dijo Fiódor Dostoyevski, al tiempo que ha reflexionado sobre la existencia del bien y del mal, términos que se “justifican” mutuamente.

“Dios no hizo el mundo así”, ha reflexionado mientras que hecho un repaso de la actualidad: “pateras hacinadas en el Mediterráneo, terremotos en Nepal o accidentes en los Alpes”, entre otros, además de “miles” de niños que mueren de hambre cada día, y lo que es peor, lo hacen “inutilmente”.

En este contexto, ha valorado el papel de Cruz Roja, cuyo símbolo significa que “hay gente que sufre, esperanza y solidaridad”. Así, Lamo Espinosa ha ensalzado este acto por significar que hay “ángeles” entre las personas.

“Cruz Roja es símbolo de la esperanza, del bien. Luz y experanza en un momento de termos por los desvalidos amén de la vida, más allá de su sentido”, ha finalizado.

“TODOS PODEMOS CAMBIAR”

A continuación ha tomado la palabra el presidente de Cruz Roja en España, Javier Sennet, quien considera que el cambio está al alcance de “todos” y que aquel impulso que llevó a Dunnat a fundar Cruz Roja tras su llegada a la Batalla de Solferino en 1859 es el mismo “que hace suyo el voluntariado” de Cruz Roja en 189 países.

Así, ha subrayado que lo que le interesa a la institución es el “cómo, cuándo y dónde” actuar en las emergencias, al tiempo que ha significado tanto a Valladolid como a Castilla y León “como ejemplo de solidaridad”.

En el marco de la conmemoración, el presidente nacional de la ONG ha reclamado atención solidaria para todos aquellos que “no sólo viven un presente duro, también miran al futuro sin esperanza”, como es el caso de los afectados por el terremoto de Nepal, donde Cruz Roja actúa “con todo el apoyo que tiene”.

Más allá de casos puntuales, Sennet ha señalado que si la respuesta es “insoslayable”, se podrá proporcionar condiciones dignas a refugiados o habitantes de zonas deterioradas medioambientalmente , para luego insistir en la situación de África, donde se registran movimientos migratorios provocados por guerras, se “trafica con personas” y el “drama humano es de enormes proporciones”.

“Es hora de encontrar, con la ayuda de los gobiernos, implicaciones y acciones necesarias para tratar el tema de la inmigración porque ellos (los inmigrantes) no vendrían si no quisieran salir”, ha asegurado, mientras ha mencionado que los problemas de las personas “mas cercanas” no son ajenas a la organización.

Personas desempleadas, familias enteras sin trabajo o inmigrantes sin empleo son ámbitos de actuación de la organización que preside y parte de una realidad que “plantea nuevos retos”. Por ello, ha insistido en la necesidad de aunar esfuerzos para superar la crisis, con puntos de “interdependencia” con aquellos lugares alejados de España. “Hay que ser emprendedores, ellos no pueden esperar”, ha incidido