Compartir

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El piloto español Fernando Alonso (McLaren) ha asegurado que “firmaría esperar cuatro años para ser campeón de Fórmula 1” por tercera vez en su carrera, ya que “no es un problema esperar” para cumplir sus aspiraciones, pero ha recordado que ese hipotético éxito a largo plazo “no está garantizado” porque “la Fórmula 1 es un deporte muy complejo”.

En la rueda de prensa oficial previa al Gran Premio de España, donde compareció junto con sus compatriotas Carlos Sainz y Roberto Merhi, a Alonso se le preguntó por las palabras de Eric Boullier, quien recordó que a Red Bull y Mercedes le costó cuatro años de trabajo llegar a la gloria, y el piloto respaldó el mensaje paciente del máximo responsable de McLaren.

“Firmaría esperar cuatro años para volver a ser campeón de Fórmula 1, pero no está garantizado, esto es un deporte muy complejo. No es un plan que pongas en tu cabeza, ser campeón en 'x' tiempo. Trato de divertirme cada fin de semana, Honda ha mejorado mucho y están motivados para este desafío. Ahora llego a la carrera de casa, así que disfrutaré cada segundo con los aficionados aunque no sea capaz de ganar la carrera. Si puedo luchar por el campeonato o no, el tiempo lo dirá. Soy una persona muy feliz, así que esperar no es un problema”, apuntó el ovetense.

En este sentido, remarcó que los están “pasando muy bien en este desafío” que se han marcado a largo plazo, ya que en su equipo empezaron a “escalar una montaña desde abajo del todo” y lo están “haciendo más rápido de lo esperado al trabajo del equipo”.

“Este fin de semana es importante no tanto por los resultados, sino por cuestiones de actualizaciones. El rendimiento tiene que ser constante y el coche debe responder. El coche se comportó como esperábamos en China y Baréin y este fin de semana el objetivo es que las actualizaciones nos hagan tener mas rendimiento”, analizó.

McLaren dio “un gran paso adelante” en Baréin que le “acercó a la Q3 y a los puntos”, pero aún necesita “otro pequeño paso para alcanzar el objetivo”. “Queremos estar en el podio y ganar carreras, pero hay que dar los pasos de uno en uno. Queremos dar uno grande en Barcelona, pero debemos ver qué han traído los demás porque aquí todo el mundo trae grandes actualizaciones, también nosotros. Es cuestión de quién ha traído mejores”, subrayó.

Por otra parte, el bicampeón mundial aseguró en su vuelta a Montmeló que no tiene “ningún miedo respecto a lo que pasó hace tres meses”, cuando sufrió un polémico accidente durante la pretemporada en el circuito catalán que le obligó a estar varios días hospitalizado.

“La recuperación ha tardado un poco más de lo que hubiera querido, pero ahora llego con total confianza y motivación para hacerlo bien y lograr un buen resultado delante del público de casa. La semana que estuve tuve la mejor atención posible. Fueron tan agradables conmigo que espero cenar con ellos el domingo”, explicó.

“NO ME SORPRENDE EL RENDIMIENTO DE FERRARI”

Analizando a su exequipo, remarcó que no está “sorprendido con el rendimiento de Ferrari” en este inicio de temporada. “Tuvimos un año 2014 muy difícil y ahora han dado un gran paso adelante y parece que va a llegar más. Williams y Red Bull están un poco por debajo de lo esperado. Es bueno para el campeonato que no tengamos solo el dominio de Mercedes”, agradeció.

Por otra parte, Alonso, que compareció con gafas de sol para protegerse de la luz artificial debido a una inflamación en el ojo, se mostró “muy orgulloso” de estar sentado entre Carlos Sainz y Roberto Merhi, que debutarán ante su público este fin de semana.

“El talento de Carlos ha sido incuestionable en todas las categorías. Todo el mundo de la Fórmula 1 se ha sorprendido, pero yo no. Es el futuro de nuestro país y estoy contento de que estemos juntos aquí. Dependerá del coche que tengan, pero son jóvenes y tienen tiempo para triunfar. Esperamos verles luchando por el campeonato, ¿por qué no?”, se preguntó.

Por último, el asturiano se refirió a la “experiencia alucinante” de pilotar el antiguo monoplaza de McLaren-Honda para rodar un anuncio. “Crecí viendo ese coche ganando carreras con Ayrton Senna y Alain Prost. Pude hacer ocho vueltas y cada una la sentí de una manera tremenda”, acabó.