Compartir

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

José Sepulcre ha dejado este lunes de ser el presidente del Elche CF, decisión tomada tras la reunión de los doce patronos de la Fundación del club ilicitano y que permite que el club alicantino pueda aceptar el proyecto de Juan Anguix para sacar a la entidad de su delicada situación.

Sepulcre, de 59 años, máximo mandatario del Elche desde el 24 de enero de 2006, cuando accedió al sillón presidencial desde su cargo de vicepresidente tras la dimisión de Ramón Sánchez, estaba, junto a su Consejo de Administración, inhabilitado por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) por año y medio por presuntas irregularidades en las cuentas de la pasada campaña.

De todos modos, el dirigente anunció a finales de febrero que el club presentaría un recurso ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) y mostró su disposición a no ser “un obstáculo” para el futuro del Elche.

Sin embargo, hasta la aparición de un proyecto sólido para la salvación de la entidad ilicitana, comandado por Juan Anguix, que pondría sobre la mesa cinco millones de euros para pagar las deudas con Hacienda, no ha podido dar este paso.

Este lunes, los doce patronos de la Fundación, máxima accionista del Elche, decidieron que su etapa como presidente llegaba a su fin, junto a la de su secretario general, Antonio Rocamora, informaron a Europa Press fuentes cercanas al club.

“Tras la reunión del Patronato de la Fundación del Elche CF, el presidente del club, José Sepulcre, ha anunciado, una vez consensuado con todos los patronos, que no pone obstáculos a la propuesta para la viabilidad de la entidad que se debatirá mañana martes a partir de las 19.00 horas, en la Junta General Extraordinaria de Accionistas”, expresó el Elche en un comunicado.

Además, del pago a Hacienda, el club debe solventar los impagos a los jugadores, que pese a toda esta situación, están cinco puntos por encima del descenso a falta de cinco jornadas, y el pago por superar el límite salarial en el pasado mes de agosto. En el caso de no hacer las dos primeras cuestiones, se arriesgaría a sufrir un descenso administrativo.