Compartir

“No rechacéis jamás el bautismo a quien os lo pida”, advierte

ROMA, 26 (EUROPA PRESS)

El Papa ha pedido a los 19 nuevos sacerdotes que ha ordenado esta mañana en la Basílica de San Pedro que “no se pavoneen”, que no hagan homilías “aburridas” y que no condenen a las personas que confesarán.

“Tened siempre delante de los ojos el ejemplo del buen pastor que no ha venido a ser servido, sino a servir; no para permanecer en sus comodidades, sino para buscar y salvar lo que estaba perdido”, ha explicado durante la misa, en la que ha reflexionado sobre la vocación sacerdotal y sobre el significado de ejercitar el ministerio de la santa doctrina.

En la homilía, Francisco ha exigido a los nuevos diáconos que tengan siempre una actitud de servicio y que actúen para gustar a Dios y no a sí mismos. “Es feo un sacerdote que vive para gustarse a sí mismo, que se pavonea”, ha comentado.

En este sentido, ha invitado a los 19 nuevos diáconos, que proceden de distintas partes del mundo –dos de Madagascar, dos de Perú, uno de Croacia, uno de India, nueve italianos, uno de Corea del Sur, uno de Colombia y dos chilenos– a llevar una vida coherente. “El perfume de vuestra vida será el testimonio de lo que decís; el ejemplo edifica, pero las palabras sin ejemplos son palabras vacías, son ideas que no llegan nunca al corazón y hacen mucho mal”, ha sentenciado.

Durante la ceremonia de la Ordenación Presbiteral, que coincide con el la 52º Jornada Mundial de las Vocaciones, el Papa les ha invitado a hacer homilías que lleguen “al corazón de la gente porque salen de vuestro corazón”. “Lo que les decís a ellos es lo que tenéis en el corazón. Así se da la Palabra de Dios”, ha explicado, para después invitarles a “unir a los fieles en una única familia”.

Sobre la misa, les ha solicitado que no la hagan “con prisa” y que imiten precisamente lo que están celebrando. Para Francisco la misa “no es un rito artificial”, y se debe realizar “participando del misterio de la muerte y resurrección de Jesús”.

El Papa ha explicado que con el sacramento del bautismo agregarán nuevos fieles a la Iglesia al tiempo que les ha pedido que no se lo nieguen a nadie. “No rechacéis jamás el bautismo a quien lo pida”, ha dicho. Además, ha requerido que los nuevos sacerdotes sean “misericordiosos”. “En el confesionario estáis para perdonar, no para condenar”, ha explicado finalmente.