miércoles, 23 septiembre 2020 19:10

El déficit público cerró 2014 en el 5,68%, según la última actualización

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Los datos correspondientes al avance de las cuentas de las Administraciones Públicas del ejercicio 2014 arrojan un déficit público del 5,68% al cierre del año, frente al 5,72% que se planteó inicialmente y el 5,69% que se publicó el pasado 16 de abril.

Así lo ha avanzado la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde ha explicado que los últimos datos arrojan ese déficit del 5,68%, por debajo del objetivo inicial que Bruselas marcó a España para 2014 (5,8%).

Además, Santamaría ha asegurado que el déficit se habría quedado en el 5,49% si no fuera por el 'céntimo sanitario', una medida que ha costado 2.011 millones al Estado, tras una sentencia del Tribunal Europeo de Justicia que lo declaró ilegal.

En un primer momento, la cifra de déficit sin tener en cuenta este coste se situó en el 5,56%, pero este viernes el Gobierno la ha rebajado al 5,49%, lo que permitiría al Ejecutivo cumplir con el objetivo del 5,5% que se fijó en el programa de estabilidad para ser un poco más ambicioso que Bruselas.

La deuda pública, por su parte, cerró el 2014 en el 97,7% del PIB, casi dos puntos por debajo del objetivo que inicialmente se fijó el Gobierno en el programa, que rozaba ya el 100% del PIB (99,5%).

El Consejo también ha analizado la comparación de las previsiones económicas de 2014 con el resultado final que registró la economía. En este sentido, Santamaría ha celebrado que el PIB creciera dos décimas más de lo estimado inicialmente el año pasado, con un incremento del 1,4%.

En concreto, ha resaltado el repunte de la demanda interna, componente del PIB para el que el Gobierno esperara un crecimiento del 0,7% y que finalmente se aceleró al 2,2% gracias al impulso del consumo y la inversión.

En materia de gasto, el Gobierno ha constatado que en 2014 tanto las comunidades como el Estado redujeron su gasto computable, aunque la Administración Central no consiguió cumplir su objetivo de nuevo por el gasto que supuso el 'céntimo santiario'.